Historia del Sindicalismo Universitario                                  Alberto Pulido A.


Capítulo X

• FUSIÓN DEL STEUNAM Y SPAUNAM Y LA CREACIÓN DEL STUNAM
• ESTALLA LA HUELGA POR FIRMA DE UN CONTRATO COLECTIVO Y POR EL RECONOCIMIENTO DEL SINDICATO ÚNICO
• COMBATIVIDAD SINDICAL Y GOLPEO DE RECTORÍA Y AUTORIDADES GUBERNAMENTALES

1977. Un paso de importante trascendencia dado por el sindicalismo en la UNAM, sin duda fue la fusión del STEUNAM y del SPAUNAM en un sindicato único, el STUNAM, que hizo realidad una añeja aspiración manejada desde principios de la década de los 70.

Tal vez el momento de la fusión no haya sido el más adecuado, debido a la disparidad en fuerza numérica y consolidación interna que presentaban ambos sindicatos. El STEUNAM, en 1977, agrupaba en su seno al 90 por ciento de los trabajadores administrativos y poseía la titularidad de un Convenio Colectivo de Trabajo. Entre tanto, el SPAUNAM afiliaba a un sector reducido del personal académico, debido fundamentalmente al poco arraigo que alcanzó la idea de sindicalización entre el profesorado universitario y la política impulsada por las propias autoridades universitarias en el sentido de reconocer y dar personalidad a una serie de organizaciones blancas, coaligadas en las AAPAUNAM.

Éstas, mediante estadísticas propias, manifestaron contar con la mayoría de afiliados y, por este motivo, arrancaron la titularidad de las Condiciones Gremiales del Personal Académico al SPAUNAM. En cuanto al nivel ideológico, el SPAUNAM había logrado un importante desarrollo, sustentando posiciones, al igual que el STEUNAM, dentro de la línea del sindicalismo democrático, independiente y de lucha clasista.

En este contexto y mediante la firma de un documento de fusión, que fue avalado por las bases sindicales a través de asambleas generales, llegó el momento de la integración orgánica, la elaboración de los estatutos y la aprobación de un proyecto de contrato único con emplazamiento a huelga.

La paralización de actividades en la UNAM se dio el día 20 de junio. Desde entonces comenzaron los ataques al sindicato y la cerrazón de las autoridades universitarias, encabezadas por Guillermo Soberón y todos los Cabrera "pontones", "astudillos" y demás representantes del autoritarismo y la antidemocracia en la UNAM, quienes clamaban desde desplegados pagados por la propia rectoría la necesidad de reprimir a los trabajadores.

Las posiciones sindicales, la organización de la huelga y las movilizaciones se consolidaron conforme pasaba el tiempo. Las respuestas patronales gravitaron en la calumnia y la difamación.

A diario se gastaban cientos de miles de pesos en propaganda difamatoria a la huelga, con lo cual se dilapidó buena parte el subsidio universitario. Se abrieron dependencias universitarias "extra muros"; se utilizó un nuevo tipo de esquirolaje, el "electrónico": a través de la sacrosanta alianza con Televisa y el grupo Monterrey; se comenzaron a presentar deficientes programas por TV en los canales privados y estatales para montar un simulacro de que se daban "clases" escolares, con lo cual, se insistió que los medios masivos podrían subsistituir la relación profesor-alumno a nivel universitario.

Cada día transcurrido se endurecía más la cerrazón patronal. Hubo amenazas de ceses masivos y rescisión de plazas, utilizando la desesperación de los desempleados a quienes se prometió darles un lugar en la UNAM, ocupado por un huelguista. El corte del fluido eléctrico y del agua a las instalaciones universitarias fue ordenado por la rectoría, que tiempo antes había manejado la supuesta destrucción de proyectos de investigación por causa de la huelga, para así volver una realidad esa destrucción pero en sentido contrario, porque al cortar estos dos elementos provocaron destrozos irremediables en equipo e investigaciones. En tal ambiente de contubernio entre autoridades universitarias y gubernamentales se concretó con el golpe represivo: la huelga del STUNAM fue declarada "ilegal" y sus dirigentes acusados de "sabotaje" y "despojo".

El último acto de golpeo a la huelga se dio en la madrugada del 7 de julio.

Las instalaciones en huelga fueron ocupadas por miles de policías de diversas corporaciones y detenidos gran número de trabajadores y varios dirigentes magisteriales. La respuesta a este golpe se dio a través de un paro nacional convocado por la FSTU y por medio de un impresionante mitin realizado en el Politécnico. Debido a esto y a gestiones sindicales se firmó un pliego que dio fin al conflicto, con el reconocimiento del STUNAM, la libertad de los detenidos, la reinstalación de los despedidos y un pago de salarlos caídos, que tiempo después desconoció la patronal universitaria.
Este es sin duda uno de los capítulos más gloriosos para el sindícalismo universitario y uno de los más negros para la historia de la Universidad Nacional, al haber triunfado momentáneamente el autoritarismo y la cerrazón patronal en un conflicto que debería haberse resuelto por toda la comunidad universitaria y no por un reducido grupo de personas, representantes de las posiciones más reaccionarias dentro de los centros de estudios superiores.

6 de febrero de 1977. Aparece a la luz pública el convenio de fusión del STEUNAM y el SPAUNAM. En el mismo, el SPAUNAM se manifiesta por la posposición de su movimiento de huelga, que debería estallar el 7 de febrero de 1977. Se acuerda emplazar a huelga a la Universidad Nacional de manera conjunta por el personal académico y administrativo. Por último, queda fijada para el 13 de marzo la fecha de la realización de la Asamblea Constitutiva del STUNAM, en la cual se aprobarán: la Declaración de Principios, los Estatutos, el Proyecto de Contrato Unico, el Plan de Acción y se nombrará el Comité Ejecutivo Provisional. Este convenio fue firmado por los secretarios generales de ambos sindicatos. (Venceremos, Nº 22, y SPAUNAM, Nº 32).

11 de febrero de 1977. El Consejo General de Representantes del STEUNAM ratifica el Convenio de unificación de los dos sindicatos, comprometiéndose a "someter a discusión de las bases dicho texto; trabajará de inmediato en la afiliación de trabajadores administrativos y académicos al STUNAM, reforzará la unidad de los trabajadores universitarios y mejorará en todos sus sentidos la vida sindical universitaria". Dichos acuerdos fueron votados por unanimidad por todos los delegados sindicales. (Venceremos, Nº 22).

4 de marzo de 1977. El SINTCB gana el recuento que lo convierte en la organización representante del mayor interés profesional de los trabajadores del Colegio de Bachilleres. SINTCB: 1,195 votos, los dos sindicatos patronales, 552 y 277, respectivamente.

25 y 26 de marzo de 1977. El STEUNAM realiza su Tercera Asamblea General Ordinaria. Durante esta jornada se hace un balance de los cinco años de lucha desde el surgimiento del STEUNAM. Asimismo, por aclamación se aprobaron la fusión con el SPAUNAM, los Estatutos y el Proyecto de Contrato del STUNAM.

Por último, se nombra el Comité Ejecutivo Seccionál Administrativo del S'I'UNAM, que funcionará a partir de la firma de¡ Contrato de Trabajo, el cual queda integrado por: Leonardo Olivos Cuéllar, Secretario General Seccional; José Peralta, de Organización; Rito Terán Olguín, de Educación Sindical; Adrián Pedrozo, de Actas y Acuerdos; Antonio Castillo Baca, de Trabajo y Conflictos, y Armando Quintero, de Finanzas. (Venceremos, Nº 24, abril de 1977).

27 de marzo de 1977. En el Cine Internacional y con la asistencia de 3,500 personas se constituye formalmente el STUNAM. Allí se decide emplazar a huelga a la UNAM el día 20 de junio de 1977 por el reconocimiento del Sindicato y por la firma de su Contrato Unico. Asimismo, se aprueban los estatutos que regirán a la organización.

Finalmente, se nombra al Comité Ejecutivo Provisional, integrado por las siguientes personas: Evaristo Pérez Arreola, Secretario General; Eliezer Morales Aragón, de Organización; Alvaro Lechuga, del Interior; Nicolás Olivos Cuéllar, de Trabajo; Horacio Zacarías Andrade, de Conflictos; Rosalío Wences Reza, de Asuntos Académicos; Erwin Stephan-Otto Parrodi, de Prensa y Propaganda; Pablo Pascual Moncayo, de Relaciones; José Luis Gutiérrez Calzadilla, de Análisis y Estudios; Raúl Méndez Spindola, de Previsión Social; Joel Ortega, de Relaciones Universitarias; Pedro Gante Leonides, de Fomento de la Vivienda; Ma. Teresa O'Connor, de Trabajo Femenil; Josefina Vázquez, de Finanzas; Cirilo Peñalosa, de Deportes; José Woldenberg, de Educación, y Miguel Mendoza, de Actas y Acuerdos .

16 de mayo de 1977. Queda formalmente constituido el Comité de Huelga del STUNAM; son nombrados 66 delegados sindicales administrativos y académicos, los cuales se convertirán en Comisión Negociadora y Organizadora de la huelga. (Venceremos, Nº 3, 25 de junio de 1977).

20 de junio de 1977. Estallarniento de la huelga del STUNAM. Se realiza un mitin en la entrada principal de Rectoría donde hacen uso de la palabra Evaristo Pérez Arreola, Nicolás Olivos Cuállar, Eliezer Morales, José Sustaíta y Pablo Sandoval. La paralización de actividades es total. Se presentan pocos problemas en el estallido, entre ellos los ocurridos en las preparatorias 1 y 9, donde grupos de porros pretendieron desalojar a los huelguistas.

--El Rector Soberón anuncia que los canales 2, 4, 5 y 8 del Consorcio TELEVISA impartirían clases. Con esta actitud, las autoridades universitarias culminan el "esquirolaje electrónico", como más tarde los trabajadores lo tipificamos.

--Desde temprana hora dan inicio las clases por televisión. Ante esto, el STUNAM declara: "Reciben apoyo de la empresa Televisa para transmitir clases por televisión. Con estas medidas se pretende crear una universidad paralela. Es ridículo pensar que 30 horas diarias de clases puedan sustituir a las casi 6 mil que se linparten diariamente en los locales universitarios". (Excélsior, 28 de junio de 1977).

--La Junta de Conciliación y Arbitraje declara ilegal la huelga.

29 de junio de 1977. Se realiza una impresionante manifestación de apoyo a las demandas del STUNAM, logra reunir a cien mil personas quienes marchan desde la glorieta del Cine Insurgentes hasta el Hemiciclo a Juárez. En este último lugar se realiza un mitin en donde intervienen Evaristo Pérez Arreola y Pablo Pascual Moncayo. Los manifestantes reciben gran apoyo de gente del pueblo, que por las ventanas salen a saludar a los marchistas.

--35 sindicatos universitarios, miembros de la FSTU, realizan un paro de tres horas en solidaridad con las demandas del STUNAM.

Cerca de 200 mil personas se manifiestan en solidaridad con el STUNAM. Las columnas de manifestantes salen a las 5 de la tarde de la explanada del Museo de Antropología e Historia y terminan su recorrido con un combativo mitin frente al Monumento de la Revolución, en donde cierra el acto Eliezer Morales Aragón.

--Finaliza la manifestación a las 20:30 horas, por diversos rumbos de la ciudad son apresados seis dirigentes sindicales: Ellezer Morales Aragón, Pablo Pascual Moncayo, Erwin Stephan Otto, Alejandro Pérez Pascual, Jorge del Valle y Rosalío Wences Reza. La policía manifiesta no estar enterada de las detenciones.

7 de julio de 1977. A las cinco de la madrugada, 12 mil policías (los grupos policíacos iban comandados de manera directa por Arturo Durazo Moreno) de diversas corporaciones rompen la huelga del STUNAM en Ciudad Universitaria. Son detenidos 531 trabajadores y destruidas sus pertenencias, incluidas varias decenas de automóviles.

Frente a dicha situación, el STUNAM señala:

1. La ocupación policíaca de las instalaciones universitarias es una violación al derecho constitucional de huelga y a la autonomía universitaria.

2. Se intenta convertir la UNAM en una institución reaccionaria, al servicio de los grandes capitalistas y en donde se elimine por completo la disidencia y la crítica. El STUNAM continuará luchando contra los intentos por convertir la Universidad Nacional en un campo de concentración.

3. El STUNAM exige la libertad inmediata de todos los detenidos y la desocupación policíaca de las instalaciones universitarias y de nuestras oficinas sindicales.

4. El rompimiento policiaco de la huelga pone cie manifiesto que el actual rector se sostiene principalmente gracias a la policía. Las actuales autoridades que padece la UNAM sólo tienen hoy el repudio de los universitarios y del pueblo." (Excélsior, 8 de julio de 1977).

8 de julio de 1977. La FSTU efectúa un paro nacional de universidades en solidaridad con la huelga del STUNAM y de indignación por la entrada de la policía y el desalojo de huelguistas en la UNAM. Las universidades que paralizan sus actividades son: Sonora, Zacatecas, Nuevo León, Guerrero, Puebla, Veracruz, Tlaxcala, Michoacán, Nayarit, Guanajuato, Morelos, Estado de México, mientras se realizan otras actividades solidarias de importancia en Chapingo, IPN y Antropología e Historia. (Revista del STAUAP, Nº 8).

--Por la tarde se realiza un mitin en Zacatenco, al cual asisten más de 20 mil personas que se manifiestan solidariamente con el STUNAM y repudian la ocupación policíaca de las instalaciones universitarias. En el acto toman la palabra Evaristo Pérez Arreola y varios oradores del Politécnico, quienes señalan que toda la comunidad del IPN se compromete a otorgar el máximo apoyo a la lucha sindical en la UNAM.

10 de julio de 1977. El STUNAM y las autoridades universitarias, en negociaciones, determinan poner fin al conflicto en la UNAM. Dentro del Convenio a que se llegó destacan los siguientes puntos: cancelación de todas las rescisiones de contratos de trabajo; el STUNAM subroga el Convenio Colectivo de Trabajo del STEUNAM y el Título de Condiciones. Gremiales del Personal Académico; los áumentos salariales para el personal administrativo y académico se revisarán en noviembre y febrero próximos, respectivamente; se instalará una tienda de autoservicio, la cual estará al servicio dé trabajadores administrativos y académicos, y el pago del 26 por ciento de salarios caídos. Este último punto nó fue respetado por las autoridades y, en definitiva, no se cubrió.

16 de agosto de 1977. Se constituye en la Ciudad Universitaria el "Tribunal Pablo Neruda de Defensa de Libertades Democráticas en México"; en el mismo participan personalidades de renombre, quienes analizaron todos los actos de violencia ejercidos por las autoridades universitarias en el pasado movimiento de huelga del STUNAM. Participan en dicho tribunal: Manuel Peimbert, Ruy Pérez Tamayo, Alberto Hijar, Enrique Semo, Juan Labastida, Paul Leduc, Arnaldo Córdova, Carlos Imaz, Juan de la Cabada y Santiago Ramírez Ruiz. (Union, Nº 6, 16 de agosto de 1977).