HUELGA DE 1982

El movimiento de huelga tenía por objeto alcanzar un 60 por ciento de incremento en los salarios y detener las constantes violaciones al Contrato Colectivo de trabajo.

El 27 de agosto de 1982 presentó el STUNAM ante la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje el Pliego de Peticiones que hacía a la UNAM . Y para el caso que la Institución no aceptara lo demandado quedaba plasmado el emplazamiento a huelga, que debía iniciarse en todas sus dependencias y propiedades a partir de las 12:00 horas del día 21 de septiembre.

El comunicado de peticiones, también del 27 de agosto, que el Comité Ejecutivo del Sindicato hizo al doctor Octavio Rivero Serrano, rector de la UNAM, decía en su primer punto: "El estricto cumplimiento del Contrato Colectivo de Trabajo en vigor en todas y cada una de sus partes, que ha venido siendo violado por la Institución que usted dirige en diferentes cláusulas, según se anota en la relación adjunta, en la cual se está indicando cómo deben ser reparadas dichas violaciones".

El documento de análisis que el Comité Ejecutivo presentaría al Consejo General de Huelga el 11 de noviembre recordaría el fuerte acento de la política de incumplimiento al Contrato colectivo de Trabajo que hasta entonces había desarrollado Rectoría: "...la urgencia para detener las frecuentes y ya inadmisibles violaciones a nuestro Contrato Colectivo y en particular, las intolerables transgresiones a la titularidad que debe ejercer plenamente nuestro Sindicato, eran motivos más que suficientes para justificar nuestras demandas y la huelga misma".

Luego de tardarse más de un mes y medio para iniciar las pláticas, las autoridades negaron el 60 por ciento de incremento salarial solicitado esgrimiendo la falta de presupuesto de la UNAM como impedimento para satisfacer tales demandas .

Desde el principio ofrecieron sólo un 25 por ciento de aumento salarial y 4.5 en prestaciones. Cuestiones como el tabulador, la titularidad, el alto número de plazas de confianza, los rescindidos, las aportaciones colectivas para la buena marcha del Sindicato y además los rubros específicos que repercutirían en beneficio de cada uno de los trabajadores, quedaban pendientes.

Ante la negativa de las autoridades universitarias, el STUNAM hizo público un comunicado por medio de la prensa en el que manifestaba su decisión de estallar la huelga para el lº de noviembre de 1982 : "Ayer los trabajadores afiliados al STUNAM decidieron, por medio del voto universal, secreto y directo, estallar la huelga el lunes por considerar que las autoridades universitarias, después de cerca de dos meses de conocer el proyecto de Contrato Colectivo de Trabajo presentado por el STUNAM, no daban respuesta satisfactoria a las demandas y necesidades de los trabajadores de la UNAM.

"Cabe aclarar que las autoridades universitarias han utilizado una vez más, y sin tomar en cuenta la nueva situación legal que guardan las relaciones laborales en la UNAM, las tácticas más trilladas de la negociación entre trabajadores y patrones. Se tardaron más de 45 días para iniciar pláticas, le impusieron a las negociaciones un ritmo tan lento que impedía avances significativos, se tomaron poco en serio las propuestas de los trabajadores y empujaron al Sindicato a tomar la resolución del estallamiento de la huelga, pretendiendo que más de 20 mil trabajadores tuvieran que resolver sobre cláusulas del Contrato un cuarto de hora antes del estallido de la huelga(1)."

Para cuando se da la revisión del Contrato Colectivo de Trabajo, las autoridades de Rectoría echan mano de un recurso de distracción y cargan la nota en la división entre trabajadores originada en 1977, que para este otoño de 1982 casi se había desvanecido, toda vez que 9 décimas partes de los que a la sazón persistían en el viejo STEUNAM habían solicitado y obtenido su ingreso en el STUNAM. En el punto 8 de una carta dirigida a la comunidad universitaria y a la opinión pública, Rectoría dice : "Si como se muestra la UNAM atendió todos y cada uno de los planteamientos sindicales, aduciendo los argumentos pertinentes y formulando las contrapropuestas propias de toda negociación colectiva, resulta claro que la suspensión de las labores realizada por STUNAM tiene como motivo subyacente una pugna intergremial y no la satisfacción de demandas que resulten en mejores condiciones de vida para los trabajadores universitarios, que es el objetivo de la revisión de un Contrato Colectivo de Trabajo" (2).

A esta declaración de Rectoría el Sindicato contestó también por medio de la prensa : "Desde la huelga que llevó a cabo el STUNAM en 1977 las autoridades universitarias prohijaron un sindicato minoritario y blanco para tratar de dividir a los trabajadores universitarios. Sin tener ninguna obligación derivada de la ley, o de compromisos contractuales, las autoridades universitarias han otorgado millonarios subsidios a ese grupo y han propiciado la corrupción para restarle credibilidad al STUNAM, organismo que agrupa a la mayoría de los trabajadores de la Universidad; por esta razón en julio de 1981 el STUNAM, entre otras violaciones,. reclamó esta, lo que dio lugar a un convenio en que la Universidad se obligaba a deponer esa actitud claramente lesiva a los intereses de los trabajadores"(3).

El otro punto defendido por el Sindicato era el concerniente a las plazas de confianza, cuyo número para entonces había crecido demasiado : "En cuanto a las plazas de confianza el Sindicato ha escuchado la posición de las autoridades; sin embargo, según datos aproximados que ha logrado obtener, en 1973 existían 573 plazas de confianza, en 1978 1,800 plazas y ya para 1982 existen 5,400. Una gran cantidad de estos trabajadores y trabajadoras realizan funciones que le corresponden a trabajadores de base, los cuales deben de contratarse a través del STUNAM"(4).

El 4 de noviembre se llevó una votación en el Consejo General de Huelga para decidir respecto del ofrecimiento que Rectoría había hecho. y se decidió continuar en la lucha : "Los trabajadores de la Universidad Nacional Autónoma de México deterrninaron. anoche por 181 votos contra 179, continuar la huelga estallada el pasado 1º de noviembre en demanda de incremento salarial de 60 por ciento que después bajaron a 50 por ciento y reparación de violaciones al Contrato por la mañana, el Secretario de Organización de STUNAM, Eliezer Morales Aragón, había señalado que los trabajadores universitarios se niegan a constreñirse a los topes salariales impuestos por el gobierno; reitero que 25 por ciento de incremento directo y 4.5 en prestaciones no son suficientes para restaurar el poder adquisitivo de los trabajadores, que no son culpables de la crisis"(5).

El 7 de noviembre realizó el STUNAM, junto con otros sindicatos convocados por el Frente Nacional de Defensa del Salario y Contra la Austeridad y la Represión, una marcha de la Escuela Normal Superior al Zócalo.

En el punto de la titularidad del Contrato Colectivo de Trabajo, hay que aclarar que ésta ya la tenía el Sindicato desde la huelga de 1972 y que aquí se refería a la presencia del grupo de trabajadores que se habían escindido a partir del movimiento de 1977, cuando la unificación SPAUNAM-STEUNAM:

 

...lo único que pretende es que se aplique estrictamente la legislación laboral y que la Rectoría no subsidie en forma alguna a otro sindicato existente en la UNAM"(6).

El 10 de noviembre se realizó una manifestación del Monumento a la Revolución a la Secretaría del Trabajo, convocada por el STUNAM.

En el Consejo General de Huelga efectuado el jueves 11 de noviembre, el Comité Ejecutivo consideró que el contexto favorable que cobijaba las demandas de los trabajadores universitarios antes del 1 noviembre, ahora ya no existía pues algunas huelgas se habían resuelto favorablemente y otras se levantaron en condiciones adversas.

La huelga en la UNAM se iba quedando sola y con ello perdía fuerza cada día. Por lo tanto, recomendó, por 14 votos a favor y uno en contra, proponer a las bases el fin de la huelga : "tomando en cuenta esta situación y después de analizar las condiciones presentes del país, de la Universidad y del propio Sindicado, el Comité Ejecutivo ha resuelto proponer al Comité de Huelga y a los trabajadores del STUNAM el levantamiento de la huelga, sin declinar las demandas que no han sido resueltas"(7).

Ese mismo día 12 se llevaron a cabo votaciones en las dependencias mediante el voto secreto para que los trabajadores decidieran el rumbo que el movimiento debería de seguir en adelante. En el Consejo General de Huelga de esa noche se conocieron los resultados de la votación.

Era preciso regresar a labores: "El Sindicato de Trabajadores de la Universidad Nacional Autónoma de México determinó anoche, en votación secreta y directa, por 7 mil 387 votos contra 3 mil 40 levantar la huelga estallada en la UNAM el pasado primero de noviembre. Esta madrugada se firmó el convenio respectivo, en la Secretaría de Trabajo y simultáneamente se hizo entrega de las instalaciones universitarias..."(8).

Se acordó el pago del 58.33 por ciento de salarios caídos (9).

En el punto 7 del comunicado de prensa que el STUNAM hizo publicar se mencionaban algunos de los logros obtenidos en este movimiento : "Dentro del STUNAM y en particular en la dirección sindical, hay coincidencia sobre los logros que esta huelga nos ha permitido conseguir, 4 días al año más de salario, no discriminación a la mujer por embarazo, higiene y seguridad, donde se integró a los vigilantes, sobre la reinstalación de todos los rescindidos, plazas de confianza, etc."(10).

El órgano informativo del STUNAM diría: "Entre los avances logrados está el que se refiere a la cláusula 40, numeral 23 relativa a los niños de lento aprendizaje en el que las autoridades se comprometen a gestionar ante la SEP las becas correspondientes y de existir algún problema garantizar la prestación en alguna otra institución de común acuerdo con el Sindicato.

"En cuanto al problema del hostigamiento e incluso de la violencia sexual que sufren trabajadoras por parte de autoridades y personal de confianza, aunque las autoridades no quieren reconocer la existencia de este problema, seguramente por temor al desprestigio político, se comprometieron expresamente en la cláusula 43, numeral 22 a no ejercer 'mal trato de palabra y otra' contra trabajadores y trabajadoras.

"El Sindicato dio una pelea bastante dura en contra del examen de embarazo como requisito de admisión por el personal femenino; demostramos que este requisito constituía un CRITERIO absolutamente discriminador y sexista, las autoridades no tuvieron argumentos para responder, y así logramos que en la cláusula 46 numeral 3 se consigne : '... ni se impondrá impedimento alguno a la mujer por razón del estado derivado de su sexo'.

"Entre las cláusulas nuevas que se pactaron está la 26 numeral 3, inciso d), que permite que en invierno cuando la SEP corre una hora la entrada de los niño de primaria, los trabajadores que así lo deseen puedan adecuar su jornada de trabajo para poder llevar a sus hijos a la escuela.
"También, la cláusula 34 fue mejorada ya que a partir de ahora todas las trabajadoras que den a luz recibirán una canastilla de un valor de $1,000.00

"Fue muy importante, también, lograr en la cláusula 30 que el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, fuera reconocido como un día de celebración, comprometiéndose la autoridad a dar facilidades a las trabajadoras para que dentro de su jornada puedan asistir a cualquier conmemoración que realice el STUNAM.

"En cuanto a los subsidios que la patronal entrega para celebrar el Día de las Madres, del Niño y comprar los juguetes de Reyes, los avances fueron limitados, ya que estos puntos formaban parte del paquete económico, que fue el aspecto de la revisión en el que las autoridades se mantuvieron más inflexibles, así en la cláusula 53 numeral 13 relativa al Día de la Madre logramos subir de $100.000.00 anuales a $200,000.00, en la cláusula 53 numeral 18, subimos el subsidio relativo al Día del Niño de $ 140,000.00 a $180,000,00 y en relación a los juguetes subimos de $1 200,000.00 a $4.500,000.00."(1l).

Notas

1.- Uno más Uno, 31 de Octubre de 1982.
2.- Uno más Uno, lº. de noviembre de 1982.
3.- Uno más Uno, 2 de noviembre de 1982.
4. -Uno más Uno, de noviembre de 1982.
(5) Uno más Uno, 5 de noviembre de 1982.
(6) Uno más Uno, 7 de noviembre de 1982.
(7) Uno más Uno, 12 de noviembre de 1982.
(8) Uno más Uno, 13 de noviembre de 1982.
(9) Uno más Uno, 13 de noviembre de 1982.
(10) Uno más Uno, 12 de noviembre de 1982.
(11) UNIÓN, número 8, diciembre de 1982.