El sindicalismo en la UNAM cifras, hechos y datos


I. SINDICATOS DE TRABAJADORES ADMINISTRATIVOS
Y DE INSTITUCIÓN EN LA UNAM (1929-2004)

CRONOLOGÍA

De 1929 a 1935
Unión de Empleados de la Universidad Nacional Autónoma (UEUNA).

De 1933 a 1942
Sindicato de Empleados y Obreros de la Universidad Autónoma de México (SEOUAM).

De 1945 a 1961
Sindicato de Trabajadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (STUNAM). Se trata del primer STUNAM.

De 1963 a 1966
Sindicato de Empleados y Obreros de la Universidad Nacional Autónoma de México (SEOUNAM).

De 1966 a 1973
Asociación de Trabajadores Administrativos de la Universidad Nacional Autónoma de México (ATAUNAM).

De 1971 a 1977
Sindicato de Trabajadores y Empleados de la Universidad Nacional Autónoma de México (STEUNAM).

De 1977 a nuestros días
Sindicato de Trabajadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (STUNAM).

DATOS HISTÓRICOS

Al poco tiempo de haber obtenido la UNAM su autonomía, el 24 de septiembre de 1929, surgió la Unión de Empleados de la Universidad Nacional Autónoma (UEUNA) la que, según datos históricos obtenidos hasta el momento, es la primera organización sindical de trabajadores universitarios administrativos que ha existido en la máxima casa de estudios.

Desde su constitución, la UEUNA se afilió a la lombardista Federación de Sindicatos Obreros del Distrito Federal y en sus estatutos estableció el cambio, cada año, de su comité ejecutivo. Entre sus logros podemos destacar la fundación de una cooperativa de consumo y la obtención de un seguro de vida. En febrero de 1932, durante el periodo sindical de Manuel Vázquez Cadena y el rectorado de Ignacio García Téllez, se pactó la firma del que es considerado el primer contrato colectivo de trabajo en una universidad mexicana, aunque este instrumento legal tuvo vigencia por sólo dos meses en la UNAM, ya que los rectores de aquellos años evitaron poner en práctica la regulación de las relaciones laborales mediante un contrato colectivo.

Como datos anexos, cabe destacar que la Unión de Empleados tuvo una afiliación de 829 trabajadores, distribuidos en 27 dependencias universitarias, de las cuales la Biblioteca Nacional y la Facultad de Química tuvieron las mayores afiliaciones, con 106 cada una.

Para 1933 existían dos sindicatos en la UNAM: la Unión de Empleados (UEUNA) y el Sindicato de Empleados y Obreros (SEOUAM) que lucharon por obtener el apoyo de los empleados, el reconocimiento oficial de las autoridades universitarias y la firma de un contrato colectivo de trabajo. Esta confrontación sindical terminó en 1935, cuando el secretario general Daniel Bravo Chávez e Isidro Castorena, entre otros dirigentes, consolidaron al SEOUAM.

De 1933 a 1938 ambos sindicatos, particularmente el SEOUAM, recibieron la influencia política de Vicente Lombardo Toledano y del cardenismo, esto último se evidenció con la masiva participación de los trabajadores de la UNAM en la manifestación obrera que encabezó Lázaro Cárdenas el 1 de mayo de 1936.

El 9 de noviembre de 1945 se constituyó el primer Sindicato de Trabajadores de la UNAM (STUNAM), organización que logró sobrevivir 18 años. Su lucha central consistió en demandar de las autoridades universitarias la firma del Estatuto del Personal Administrativo para que regulara las relaciones laborales en la UNAM, conforme lo establecía el artículo 13 de la Ley Orgánica de la máxima casa de estudios. Pasó el tiempo y las aspiraciones del STUNAM fueron desechadas por los rectores de aquellos años y, más aún, en pleno gobierno de Miguel Alemán se canceló un registro que en los años treinta había logrado el SEOUAM.

Durante ese periodo se logró la inclusión de los trabajadores en las prestaciones sociales que otorgaba la Ley de Pensiones Civiles, hoy Instituto de Seguridad Social al Servicio de los Trabajadores del Estado (ISSSTE); la construcción del Centro Médico Universitario y de la primera guardería –hoy CENDI y Jardín de Niños UNAM– para la atención de los hijos de profesores y trabajadores. Durante el periodo de 1963 a 1966, el sindicalismo en la UNAM perteneció a la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP) y a la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE), ambas afiliadas al Partido Revolucionario Institucional (PRI). El primer STUNAM decidió disolverse en 1963.

El 16 de febrero de 1963, Martín Hernández Granados y Gildardo García Falcón encabezaron la constitución del Sindicato de Empleados y Obreros de la UNAM (SEOUNAM). El objetivo fundamental de los dirigentes fue recobrar un registro sindical que, en 1933, había obtenido el primer Sindicato de Empleados y Obreros y que –como se mencionó– fue cancelado. A pesar de fracasar en ese intento, el SEOUNAM –con Alfonso Bravo Chávez como secretario general– logró el 20 de diciembre de 1965 que el Consejo Universitario aprobara el Estatuto del Personal Administrativo al Servicio de la UNAM, que impidió de manera directa que los trabajadores se organizaran en sindicatos.

El 25 de abril de 1966 se formó la Asociación de Trabajadores Administrativos de la UNAM (ATAUNAM), constituyéndose así por ser la única figura legal permitida por la nueva normatividad impuesta que, de manera directa, lesionaba el derecho constitucional a la libre organización de sus trabajadores y, a la vez, les impedía vincularse con otros sindicatos y con organizaciones estudiantiles.

La ATAUNAM, además de lograr que se respetara y se hiciera realidad el mencionado Estatuto, obtuvo la puesta en práctica de un Reglamento Interior de Trabajo; dicha organización decidió, sin disolverse, darle paso en 1971 a la formación de una nueva organización gremial de los trabajadores, el Sindicato de Trabajadores y Empleados de la UNAM (STEUNAM). Nicolás Olivos Cuéllar, secretario general de la ATAUNAM, Evaristo Pérez Arreola y otros dirigentes impulsaron su fundación.

El STEUNAM se constituyó, el 12 de noviembre de 1971, para lograr su reconocimiento como organización sindical y la firma con las autoridades de la UNAM de un contrato colectivo de trabajo. Con Evaristo Pérez Arreola como secretario general, el sindicato estalló la primera huelga de trabajadores administrativos en la historia de la institución; que duró 81 días, del 25 de octubre de 1972 al 15 de enero de 1973. Como resultado de esta lucha se pactó con las autoridades universitarias el primer convenio colectivo de trabajo, que recogió varias prestaciones significativas las cuales, de manera importante, se han incrementado durante las revisiones contractuales bianuales.

El 13 de julio de 1974 surgió el Sindicato del Personal Académico de la UNAM (SPAUNAM) que, en 1977, se fusionó con el STEUNAM, dando lugar al actual STUNAM. El 6 de febrero de 1977 se publicó el convenio de fusión de ambas organizaciones y el 11 de febrero fue ratificado por el Consejo General de Representantes del STEUNAM; días más tarde, el 27 de marzo, en el cine Internacional de la ciudad de México, quedó oficialmente constituido el STUNAM como sindicato de institución ya que agrupaba a trabajadores administrativos y académicos de la Universidad Nacional.

El STUNAM emplazó a huelga a la administración universitaria –dirigida por el entonces rector Guillermo Soberón Acevedo– exigiendo la firma de un contrato colectivo de trabajo único para profesores y administrativos así como el reconocimiento del sindicato. La huelga estalló el 20 de junio y fue violentamente reprimida por la policía capitalina comandada por Arturo Durazo Moreno. Esta huelga obtuvo el reconocimiento del STUNAM como sindicato de institución, pero únicamente con la titularidad del contrato colectivo de trabajo del personal administrativo. Más tarde, el sindicato y otras organizaciones hermanas de varios estados del país, conformaron el Sindicato Único Nacional de Trabajadores Universitarios (SUNTU) el que, previas movilizaciones en varios estados de la República, impulsó, sin lograrlo, la firma de un contrato colectivo de trabajo tipo o único para las universidades mexicanas.

Gracias a un plan de acción contundente que impulsó el sindicalismo universitario agrupado en el SUNTU, y en particular el STUNAM, en 1980 se ratificó en la Cámara de Diputados la reforma al artículo 123 de la Constitución, mediante la cual se reconoció la existencia legal del sindicalismo universitario dentro del apartado A del citado artículo Constitucional.

A lo largo de sus más de 25 años de existencia, el STUNAM ha logrado para sus afiliados: apertura de las tiendas UNAM; entrega mensual de vales de despensa; derecho a la proporcionalidad electoral para las planillas minoritarias que obtengan, cuando mínimo, 20% de las votaciones; seguros de vida y de retiro; caja de ahorro y crédito; ampliación del aguinaldo; incrementos en primas vacacionales y de antigüedad; ayudas para las madres con canastillas de productos y la apertura de los centros de desarrollo infantil; estructuración de un tabulador con ascensos horizontales y verticales; puesta en práctica de un programa de estímulos por calidad y eficiencia.

Asimismo, el STUNAM ha propiciado la construcción de varias unidades habitacionales y la adquisición de terrenos para la construcción de viviendas en la parte norte de la ciudad de México y en Cuernavaca, Morelos; además, se han obtenido apoyos económicos para la práctica deportiva de los trabajadores, la disposición de boletos y entradas para asistir a actividades culturales y deportivas, becas para estudiar en escuelas incorporadas a la UNAM, becas para estudiar idiomas y para realizar estudios de maestría y doctorado.

En el terreno político-sindical, en la década de los noventa el STUNAM aglutinó a las más importantes corrientes del sindicalismo universitario que tienen expresión en todo el país y conformó el Frente Amplio de Sindicatos Universitarios y de la Enseñanza Superior (FASUES), que reunió a la Coordinadora Nacional de Sindicatos Universitarios y de la Educación Superior (CNSUES) –con el Sindicato Independiente de Trabajadores de la Universidad Autónoma Metropolitana (SITUAM) a la cabeza–, a la Confederación Nacional de Trabajadores Universitarios (CONTU) y a la Federación Nacional de Sindicatos Universitarios (FNSU) que aglutina, entre otros, al STUNAM y a los sindicatos de las universidades de Guadalajara y Nuevo León. En el ámbito más general, con los sindicatos de telefonistas, del Seguro Social, de la Aviación, universitarios, campesinos, de la industria automotriz y otros se conformó la Unión Nacional de Trabajadores (UNT), como una instancia democrática e independiente que se ha presentado como una alternativa real al llamado sindicalismo oficialista integrado por la CTM y el Congreso del Trabajo.

El STUNAM se ha caracterizado por canalizar importantes recursos a la producción de medios impresos, situación que le ha permitido editar un periódico semanal que, para junio de 2004, había publicado 687 números, realidad que lo coloca como el sindicato en México que más prensa y propaganda produce.

CONCENTRACIÓN DE DATOS

Hasta el momento, en la UNAM han existido seis sindicatos administrativos y uno de institución (integrado por administrativos y académicos) mayoritarios y nueve minoritarios:

Administrativos y de institución mayoritarios:

Primer STUNAM
SEOUAM
ATAUNAM
UEUNA y STEUNAM
SEOUNAM
Actual STUNAM

18 años
9 años
7 años
6 años
3 años
27 años

Sindicatos locales y minoritarios:

1932
Sindicato de Trabajadores de la Universidad Nacional Autónoma (2 meses)

1937
Unión de Empleados, Profesores y Obreros de la UNAM (1 mes).
Sindicato de Profesores y Empleados de la Universidad Autónoma Nacional (2 meses).

1938
Sindicato de Trabajadores de la Universidad Autónoma de México (3 o 4 meses).
Sindicato de Trabajadores de la Imprenta Universitaria. En la actualidad el STIU es la delegación de la Imprenta Universitaria del STUNAM (25 años).

1955
Sindicato Único de Trabajadores de Espectáculos Públicos en Ciudad Universitaria. Esta organización tuvo el control de los trabajadores vigilantes, acomodadores y taquilleros del estadio México 68 (40 años).

1972
Sindicato Único de Trabajadores de la UNAM. Durante la huelga del STEUNAM, de 1972-1973, las autoridades impulsaron a esta organización con el fin de dividir al sindicato y debilitar la huelga (3 a 4 meses).

1972-1975
Sindicato Independiente de Trabajadores de la UNAM. El SITUNAM pretendió, al margen del STEUNAM, negociar el levantamiento de la huelga con el rector de la UNAM. Finalmente en 1975 se fusionó con el STEUNAM (3 años).

1977-1983
Sindicato de Trabajadores y Empleados de la UNAM. Esta organización, que no tuvo nada que ver con el STEUNAM y que junto con el SPAUNAM dio origen al actual STUNAM, pretendió darle vida el dirigente Álvaro Lechuga quien fuera uno de los traidores de la huelga de 1977 (6 años).