logounion

Se reconoció la labor de los Consejeros Universitarios, cuatrienio 2012-2016

J. Antonio Muñoz M.

El pasado 18 de noviembre, en el Centro de Exposiciones y Congresos de la Universidad Nacional, se realizó el reconocimiento a la labor de consejeros universitarios del periodo 2012-2016, quienes, en ese órgano de gobierno, realizaron, con su trabajo, dedicación, compromiso aportaciones en favor del engrandecimiento de la Máxima Casa de Estudios.

Presidido el evento por el rector Enrique Graue, se entregaron distinciones y medallas a quienes fueron voces de las comunidades universitarias; alumnos, académicos, investigadores, así como trabajadores administrativos, en los últimos cuatro años, con su participación decidida, lograron encausar a la Universidad Nacional, en terrenos como el académico, cultural, de Investigación y docencia.

Durante su participación, el rector Enrique Graue, señaló, que la Universidad es producto de una historia de esfuerzos colectivos, el Consejo Universitario, el espacio de trabajo colegiado donde se reflexiona, analiza y discute los aconteceres y saberes de la actualidad.

En un somero recuento, precisó, que el Consejo Universitario, que termina su periodo, entre otras actividades, trabajó para que dos escuelas se transformaran en facultades; cuatro centros en institutos y un Programa Universitario en Centro; dijo, se aprobaron 13 modificaciones a reglamentos. Además, se aceptaron 61 nuevos planes de estudio: 23 de licenciatura, 33 de especialización, cuatro de maestría y uno de doctorado. Dijo el rector, en él, se cultiva el diálogo, el debate, la pluralidad y la diversidad de ideas.

A nombre de los representantes de los trabajadores administrativos en ese órgano de gobierno en el cuatrienio 2012-2016, su titular, Martha Villavicencio, al dirigirse a los miembros del Consejo Universitario, precisó, que la presencia y consolidación de nuestra máxima casa de estudios es indiscutible. Basta ver su liderazgo nacional, lugar que ocupa en América Latina y su posicionamiento en el ranking mundial.

Al preguntarse, dónde se origina la grandeza de la institución, por qué y cómo ha sobrevivido a todas y cada una de sus crisis, retos y problemas. La respuesta es simple y al mismo tiempo esquiva, pues sólo tendríamos que voltear a vernos entre nosotros, escudriñar en lo que cada quien representa, con intereses distintos, diferencias ideológicas, experiencias de vida y biografías que nos distancian, pero todos convencidos de la preservación de lo que sin duda es la mayor apuesta cultural de la nación.

Apuntó, Martha Villavicencio, que somos herederos de esa enorme tradición, misma que abreva en sus académicos, estudiantes y trabajadores, o sea, en la gente que día a día hace posible su funcionamiento. Generación tras generación esta Universidad no sólo ha preservado el conocimiento, sino que lo ha ampliado y lo ha difundido. Saber que cada uno, hace posible esta labor, cada uno, desde su responsabilidad, nos motiva a defender el modelo educativo encarnado en la UNAM.

Consideró, gran honor para ella y sus compañeros pertenecer a la máxima instancia de gobierno en la Universidad, acompañarla en su crecimiento y fortalecimiento, respondiendo a lo que este país requiere y que sólo una institución como ésta es capaz de asumir.

Durante la gestión 2012-2016 como representantes de los trabajadores administrativos, destacó, que la labor en el Consejo Universitario se caracterizó principalmente por la búsqueda del trabajo conjunto, evaluando responsablemente las propuestas surgidas en las comisiones. Cuando fue necesario realizar algún comentario o propuesta a esta instancia de gobierno, nuestra participación siempre estuvo motivada por el compromiso que tiene la Universidad con el país y el mundo.

Ha nombre de los trabajadores, manifestó el compromiso fue, es y seguirá siendo la defensa de la educación pública, laica, gratuita, de masas y de calidad. Agradeció el apoyo brindado a la representación durante el período 2012-2016.

Llena de emoción, Martha Villavicencio, se refirió al Consejo Universitario al que consideró, como un gran privilegio poder trabajar al lado de personas tan íntegras, con quienes compartió experiencias y puntos de vista, algo que sin duda enriqueció mutuamente.