Número 10                                               Época IV                                     Octubre 2006


TEMAS A DEBATE

Educación neoliberal o educación propositiva

Se ha hecho familiar entre nosotros la idea de la "crisis"; se considera a la crisis como algo accidental, producto de las malas administraciones, consecuencia de la carencia de planificaciones comprometidas con el bienestar social. A lo cual hemos vivido una crisis de 20 años en el sector educativo.

David Porfirio Farfán Caudillo*

Para iniciar y entender las finalidades del sistema educativo nacional en cuanto a sus recursos, a lo cual creo que es el conjunto de problemas y factores sociales que conllevan cambios tecnológicos, éstos a su vez lograrán redimensionar la capacidad y la calidad educativa. Es decir, tenemos que encontrar la recuperación de los significados históricos, ya que durante bastante tiempo y en algunas décadas el sector educativo era uno de los porcentajes altos del erario federal, pero al fin de cuentas del sistema educativo mexicano es pobre.

Como estudiantes y futuros profesionistas debemos de crear conjeturas explicativas ante dicha situación en la que está inmersa la educación mexicana, como en toda Latinoamérica. Hoy, al hablar de la globalización económica, ésta es un hecho contundente y que permea en toda la sociedad; es una influencia determinante a nivel cultural y afecta también a las relaciones de producción, así como a los conocimientos aplicados.

Cabe señalar que la calidad de educación siempre estará ligada a las políticas educativas del sistema educativo, ya que cumple como una función de control social y, a la vez, que son necesidades funcionales del organismo central (sistema), por lo que ésta será estratificada para dar roles individuales dentro de dicho sistema.

Asimismo, solamente son ciudadanos si son funcionales al Estado, además de ser el depositario de los bienes de la nación. Es insoslayable la alfabetización como conocimiento de la ciencia y a la manifestación del mundo; hay una necesidad no entendida únicamente como hombre económico, sino como hombre más humano (polivalente).

Se ha hecho familiar entre nosotros la idea de la "crisis"; se considera a la crisis como algo accidental, producto de las malas administraciones, consecuencia de la carencia de planificaciones comprometidas con el bienestar social.

A lo cual hemos vivido una crisis de 20 años en el sector educativo; ante dicho proceso, el Estado funge nada más como regulador, porque el cambio tecnológico es irreversible y debemos estar a la par con otros países; esto ha sido en detrimento de la educación, nuestro país se sigue endeudando y nuestros futuros educadores no son competentes tanto en el mercado internacional como en el nacional.

Frente a esta situación hay un deterioro tendencioso de la tasa de ganancia con la expansión de capital internacional…. (1)

Sin embargo, el sistema educativo mexicano sí ha tenido meritos, ya que su práctica esencial ha sido la producción del conocimiento; empero, vemos que el presupuesto casi nunca se ejerce y sólo el autorizado.

Para confirmar esto hay dos conceptos que se deben ponderar:

1) No se supo cómo ejercerlo

2) Los procesos de corrupción que imperan en el sistema educativo nacional.

Y que van aparejados con la política; en cuanto a la dotación de recursos, que por regla general se dan o autorizan por carácter político, es muy difícil que las instituciones educativas manejen o ejerzan el 100%. Por ende, se da el dinero vía peso ejercido-peso gastado con logro de metas.

Desde siempre se sabe que los recursos son insuficientes en el sector educativo; empero, pese a la acumulación de fuerzas que propugna por una mayor participación, algunos grupos siguen estando excluidos de los beneficios del proceso educativo: los sectores más pobres de la sociedad, los habitantes de las zonas rurales, muchas minorías religiosas, étnicas y, sobre todo, las mujeres.

Además, quedan excluidos los millones de personas, en especial niños, cuyas muertes prevenibles y prematuras les acortan sus vidas (por ejemplo, el estado de Chiapas).

Por ello, hay que ver la estructura social para analizar la cuantificación de la oferta y la demanda a nivel educativo; elevar la calidad de sus alumnos-calidad educativa, que comienza a aparecer como un fenómeno sociológico y como concepto de la calidad de vida de los actores que participan.

Se considera que hubo o hay problemas preventivos remediables sólo con una adecuada política educativa, pero no la hay al no haber un sistema democrático por lo cual seguirán prevaleciendo las desigualdades a nivel educativo sociocultural y por ende económico.

En atención a la demanda, el problema es cuantitativo; en los rasgos nacionales, a partir de los 70 y en la actualidad es cualitativo, ya que el rezago no se ha abatido; una cosa es la demanda de educación primaria de la población total de los niños que están en edad escolar, es decir de 6 a12 años; por eso, el analfabetismo y los analfabetas funcionales, así como el rezago escolar son problemas de la Educación en México.

" JAIME TORRES BODET, cuando reseña sus desacuerdos con los funcionarios de la Secretaría de Hacienda, señala con frecuencia que ellos, junto con los de la Secretaría de Comercio, siempre estimaban LAS NECESIDADES DE educación MUY POR DEBAJO DE LO QUE ERA EVIDENTE SIEMPRE A SIMPLE VISTA, al sentir las presiones callejeras por un lugar en la escuela". (2)

Se puede decir que también para proveerse de recursos, esto depende de la concertación y así poder impulsar e implementar los objetivos trazados por el Secretario de Educación Pública y funcionarios de las Instituciones educativas en turno.

Por otra parte, en el sistema educativo intervienen factores como las relaciones de poder.

Entonces, la tendencia negativa en cuestiones de igualdad social se acentuó ya que continuó la inclinación de favorecer más a los sectores medios y urbanos, en detrimento de gente de las áreas pobres, y más en el Distrito Federal que en el resto de las ciudades del país; tampoco hay señales que la calidad de la educación fuese mejor en aquellos años que durante o después de la crisis.

En este sentido, también es necesario decir que ante los acuerdos que tuvo nuestro país en el aspecto Internacional, como fueron las cartas de intención con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el GATT, el Tratado de Libre Comercio (TLC), así como la Organización Comercial para el Desarrollo Económico (OCDE), esto provocó la contención salarial (topes salariales) hacia todos los trabajadores, y es digno de señalar que surgen los pactos de solidaridad económica que hasta la fecha siguen vigentes. Y esto, obviamente, también repercutiría en el sector educativo, como en toda la sociedad.

"Una de la paradojas más grandes en la Historia de México actual es que el gobierno que prometió la abundancia, entregó saldos rojos a sus sucesores"... (3)

Los embates de la crisis afectaron severamente a la educación nacional y pusieron en riesgo algunos logros del pasado. La pobreza del sistema educativo se origina en la escasez de recursos financieros, pero no para ahí, deriva al factor humano, a las cuestiones materiales, a las de administración escolar y también al mundo de las ideas.

Es por ello que para tener una educación de excelencia se deben tener buenos maestros, pero esto sólo se logrará pagándoles buenos salarios para que sirvan como un aliciente y así lograr una docencia dialógica . Fue factible que a partir de los 70. En las universidades surge una nueva categoría de la docencia y se les denomina ahora a los Profesores-Académicos.

Cabe mencionar que la parte más avanzada de la Sociología de la Educación es la Sociología en las Universidades, y ésta se divide en dos:

a) La academización y
b) La organización de las universidades.

Estos aspectos son influidos por la masificación de las universidades, como anteriormente se señaló, además de que no hay transición generacional.

Sin embargo, la universidad pública carece de interés para los gobernantes y su esquema pedagógico neoliberal es enarbolado por los otros más acérrimos defensores del papel docente del Estado y del carácter nacional; entonces, se vio un desmoronamiento histórico, sociológico político del currículo vitae. En los 90, los planes se cargaban a la especialidad, aparte de darse una tendencia meritocrática y así disputarse los cargos, el escalafón, bonos económicos, etc., entre el personal académico. En efecto, como resultado de esto puede ser una causa de la fuga de cerebros.

"Aunque no se conocen trabajos serios que den cuenta de la magnitud del problema, ni a dónde se evaden y qué tan talentosos son los cerebros escapados"... (4)

No comparto la opinión de Ornelas, ya que en un ejemplo muy notable es el premio Nobel de Química y que fue un egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Además, hay muchos profesores de gran valía a los que es necesario e imprescindible darles no solo estímulos sino pagarles en base a la producción de conocimientos que desarrollan.

En algunas épocas, las cuestiones de educación incitaron a la imaginación y surgimiento de ideas y de proyectos ambiciosos, controvertidos sí se desea, pero llenos de vitalidad. Vimos como nacieron los Colegios de Ciencias y Humanidades, la Universidad Autónoma Metropolitana , ante la expansión educativa en la educación media superior.

Posteriormente, la polémica en torno a los Libros de Texto Gratuitos en lo referente a la Historia de México, así como las modificaciones al Artículo 3º Constitucional dando origen a la Nueva Ley General de Educación. En el presente inmediato, el sistema educativo mexicano necesita más de recursos intelectuales como de financieros.

Incluso, la abundancia de los primeros hará de los segundos un uso más racional. Aparte de acrecentar los fondos públicos y estimular inversiones privadas, la política de asignación debe seguir orientaciones democráticas y crear instrumentos para elevar la calidad de la educación; sus aspiraciones se sintetizan en una mayor igualdad social y en un nuevo contrato o pacto social entre la sociedad civil y el estado.

El sistema educativo se ha separado paulatinamente de las exigencias del desarrollo nacional, ha dejado de ser un instrumento directo de movilidad social y mejoría económica; es decir, un instrumento de igualdad y justicia. A todos los problemas de equidad, calidad y organización educativa, hay que añadir la omisión y el castigo presupuestario padecido por la educación pública. De por sí, las tasas históricas de inversión educativa han sido inferiores a la recomendación por parte de la UNESCO , que es del 8% del Producto Interno Bruto (PIB) para países en vía de desarrollo.

A partir de esa insuficiencia histórica, los últimos años tuvieron un severo recorte en términos reales del presupuesto educativo; calculada a precios constantes de 1982, la caída del gasto educativo nacional los recursos son equivalentes al 3.6% del PIB.

Es posible identificar los mecanismos a través de los cuales las estructuras sociales, económicas y culturales del país intervienen en la mala distribución de las oportunidades educativas. Cabe mencionar la disminución durante el último sexenio en el ritmo de crecimiento de la matrícula de todos los niveles educativos y la reducción en el número absoluto de niños inscritos en las escuelas primarias.

Por eso, es indispensable una política diferenciada para asegurar la relevancia, equidad y eficiencia de la eeducación nacional. En la última década del gasto educativo normal disminuyó en términos reales entre un 34%, México se encuentra entre los países del mundo que destinan menor proporción su PIB a educación

"La estructura de la matrícula escolar cambió significativamente; en la década de los 80 tendió a estabilizarse con una disminución en el nivel básico y un incremento en la EDUCACIÓN MEDIA Y SUPERIOR y se caracterizó por el crecimiento acelerado de los niveles educativos"... (5)

Es más, cuando el ingreso es menor hay menores posibilidades de acceso, permanencia e incluso se reducen ciertos gastos de otros satisfactores en virtud de que lo principal es el vestido, la alimentación, la vivienda; en la mayoría de los casos, cuando ya no se tienen las posibilidades económicas se truncan los estudios u otras actividades inherentes al bienestar humano.

"En un estudio de Banamex Accival se dice que los renglones más afectados por ldisminución en la capacidad del poder adquisitivo de la población son los servicios de educación y esparcimiento así como la adquisición de vehículos"... (6)

También en las proyecciones que hace el Estado en cuanto a los egresados para 1996, vemos que la tasa será menor con respecto a 1995; además, como se ha visto, esta política neoliberal siempre reduce el gasto público, por lo que aunque el gobierno mexicano firme los acuerdos o compromisos con la UNESCO de aplicar el 8% de PIB, nunca los implementa; habría que cuestionarnos ¿por qué?

"El gasto educativo nacional para 1996 será de 90 mil 618 millones 300 mil nuevos pesos, lo que representa un incremento nominal; no obstante, al descontar la inflación que se estima llegará al 52%, el decremento en la enseñanza a nivel de porcentaje será al 5.6%". (7)

Entonces, el flujo de la información en esto hay que verlo como una reflexión al futuro, como marco de referencia a las políticas educativas a nivel regional, como nacional.

Conclusión

Por lo antes expuesto, considero que al combinarse las políticas universales, como selectivas, en el gasto educativo, que actúen deliberadamente frente a los segmentos de la población en condiciones de pobreza promoviendo la igualdad de oportunidades en el acceso y disfrute de los servicios educativos, modificando los efectos negativos en la distribución y en el uso del Ingreso, lo cual representa no sólo la instrumentación de programas de combate a la pobreza (sistemas compensatorios), si no también la articulación de acciones orientadas a relevar las capacidades de participación funcional en la economía y la sociedad, esto es, organización, capacitación y oportunidades de movilidad social.

Sin embargo, cabe señalar que para poder avanzar en educación se requiere: a) Reconsiderar la participación del Estado en la educación pública, como producto de la reestructuración de la intervención de éste en la economía, incrementando y racionalizando el gasto público que destina el Estado en el rubro de la educación pública. b) Ver el gasto en educación como una inversión que rinde frutos a mediano y largo plazos. c) Relacionar e integrar la educación con las necesidades sociales y no únicamente en función de las necesidades individuales. d) Establecer políticas de fomento para crear una industria de la comunicación que se oriente hacia propósitos educativos y de difusión de la cultura.

Bibliografía

1. DELGADO Reynoso Manuel "El cambio tecnológico en la redefinición de las funciones del Sistema Educativo Nacional" En Pedagogía , México, p. 16.
2. ORNELAS, Carlos. El Sistema Educativo Mexicano . FCE, México, 1995. p. 96.
3. Ibidem p. 257.
4. Ibidem p. 279 .
5. GUEVARA Niebla, Gilberto. La Catástrofe Silenciosa . FCE , México,1992. p. 196.
6. GONZALEZ Amador, Roberto. "Disminuyó el gasto en educación y esparcimiento debido a la crisis" La Jornada . 5 de noviembre de 1995. Secc. Economía, México, p. 45.
7. SALDIERNA, Georgina "N$ 67 mil 149 millones 400 mil más para la educación en 1996". La Jornada , 3 de diciembre de 1995, Secc. El país, México, p. 16.