Número 17                                         Época IV                               Marzo 2010


SINDICATO MEXICANO DE ELECTRICISTAS.
SINDICATOS DEL MUNDO.

El poder discrecional en México -expuesto a través de la “extinción”
del organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro.

Se evidencia la existencia de una campaña de desprestigio tanto hacia la compañía de Luz y Fuerza del Centro como al Sindicato (SME) y, particularmente, al Contrato Colectivo de trabajo; tal campaña busca abonar el terreno para legitimar así la privatización de la industria eléctrica nacional y negociar la red de fibra óptica, entre otros propósitos mercantilistas.

Georgina Paulin
Gabriel Siade

La aparición de sucesos adversos en el otoño (desde el pasado remoto hasta nuestros días) nos induce a creer o cuando menos tener la sensación de que en esta época se propician las fatalidades que los mexicanos excluidos del planeta tecnofinanciero tenemos que padecer, para redimirnos ante la minoría de integrados solventes, y merecer así su gracia, mientras consideren que aún les somos funcionales tanto como consumidores-públicos, cuanto para preservar la imagen de la palabra democracia que en el marco de una concepción de libertad política, se le interpreta en términos de libre acceso al consumo de bienes; y de esta manera poder legitimar la “racionalidad” del mercado bajo el control de la nueva élite de empresarios.

De hecho, octubre parece el mes preferido de la “nueva élite” para expresar su voluntad de dominio en el encadenamiento fatal de acontecimientos, por eso ya no deberían extrañarnos los sucesos que se desarrollan fuera de toda lógica en este mes, tal y como sucedió con la extinción de Luz y Fuerza del Centro.

En efecto, el 11 de octubre del 2009 la prensa comercial difundió la noticia del decreto de extinción del organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro, publicado en una edición extraordinaria del Diario Oficial de la Federación por la Presidencia; así como también anunció el hecho de que previo a la aparición de ese documento, elementos de la Policía Federal de la Secretaria de Seguridad Pública tomaron todas las instalaciones del mencionado organismo.

Entre los considerandos del decreto, los medios resaltaron: las cuantiosas transferencias presupuestarias de recursos fiscales; los costos del organismo (que duplican sus ingresos por ventas); los resultados reportados inferiores respecto de empresas u organismos que prestan el mismo servicio a escala internacional, y también de los reportados por la Comisión Federal de Electricidad (CFE); un pasivo laboral de 240 mil millones de pesos, de los cuales aproximadamente el 33% corresponden a trabajadores en activo, y el 67% a jubilados; un porcentaje de pérdidas de energía mayor a lo reportado por la CFE y por empresas eléctricas en el mundo -sin especificar los parámetros de dicha comparación.

En los días subsecuentes, los medios abrieron espacios a la expresión de diferentes voces. Por un lado, las que aplaudían la decisión presidencial, argumentando insolvencia productiva, técnica y financiera del organismo, en virtud: del robo de electricidad de los usuarios del servicio; de las prácticas de extorsión a las autoridades y empresas por parte del sindicato (esto es corrupción gremial); del déficit subsidiado con recursos fiscales; de la ineficacia del organismo, entre otros.

Por otra parte, se levantaron las voces de quienes también argumentaban insolvencia productiva, técnica y financiera, pero debido a las prácticas y estrategias de los gobiernos del PRI y del PAN, que en sus respectivos momentos han limitado los recursos para la modernización del organismo y el mantenimiento de las máquinas; han propiciado recortes a la inversión productiva; y de la misma manera, han promovido la reducción de los subsidios a los hogares, con la consecuente imposición de la tarifa doméstica de alto consumo (DAC), lo que hizo que la cartera vencida propiciara un crecimiento inmanejable del organismo, y el subsecuente descontento de sus usuarios.

Descontento que fue aprovechado por las televisoras para construir pruebas que justificaran la decisión presidencial.

Dentro de estos mismos pronunciamientos contrarios al decreto de extinción se evidencia la denuncia de una campaña de desprestigio, tanto hacia Luz y Fuerza del Centro como al Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) y, particularmente, al Contrato Colectivo de trabajo; tal campaña busca abonar el terreno para poder así legitimar la privatización de la industria eléctrica nacional y negociar la red de fibra óptica, entre otros propósitos mercantilistas.

Sin embargo, dada la parcialidad (por olvido, ignorancia o intencional) con la que se ha manejado la información sobre el SME, amerita remembrar ciertos hechos pasados de esta agrupación de trabajadores.

En la década de los años 30 del siglo XX, el SME se organiza para luchar por el “Derecho y la Justicia del Trabajador”; por ello, en la revisión del Contrato Colectivo de trabajo de ese entonces se consideraron prioritarias las demandas de jubilación y vacaciones con goce de salario, en virtud de que nunca antes habían existido en México; así pues, de acuerdo con información procedente de fuentes primarias, como lo es el manuscrito* redactado por Manuel Paulín Ortiz (1903-2001), exsecretario de Educación y Propaganda (1934-1936), exsecretario General del SME (1936-1938):

 “la Compañía (de Luz) informó a las grandes empresas del país acerca de dichas demandas, y aquellas se dieron cuenta inmediatamente que de ganar nuestro sindicato, muy pronto sus propios trabajadores le exigirían iguales prestaciones; por lo tanto, tomaron desde luego el partido de la Compañía. Por nuestra parte, mantuvimos informados a los trabajadores del país acerca de las discusiones de nuestro Contrato Colectivo y, por supuesto, todos nos brindaron su más amplia y combativa solidaridad. Y así un conflicto local entre la Cía. De Luz y sus trabajadores se convirtió rápidamente en un gran choque frontal entre el proletariado nacional y la clase patronal del país. Llegó por fin el momento de discutir nuestra demandas básicas y la Cía. se negó, como esperábamos, a aceptarlas. Entonces, de acuerdo con nuestra advertencia inicial, no nos quedaba otro camino sino la huelga. Pero nunca perdimos conciencia de las gravísimas consecuencias de un acto de esta magnitud. Y, entonces, solicitamos con carácter de urgente, y obtuvimos de inmediato, una entrevista con el Gral. Lázaro Cárdenas, Presidente de la República, a quien dimos una amplia información del estado de nuestro conflicto, recalcando que la actitud de la Empresa, no nos dejaba otro camino a seguir sino ir a la huelga… Y hay que decirlo: nuestra huelga fue posible, principalmente, por la actitud de respeto a la ley asumida por el Gral. Lázaro Cárdenas, Presidente de la República, gran patriota y gran obrerista… Y así, nuestro Contrato Colectivo de trabajo, ganado mediante la gran huelga de 1936, fue por mucho tiempo, el modelo a seguir en todas las contrataciones colectivas de los trabajadores de la República.”

De esta manera, en 1936, gracias a esta lucha se ganaron las jubilaciones, las vacaciones con goce de sueldo, se construyó, el edificio sindical con visión integral, incluyendo una clínica hospital, el club, cooperativa de consumo, salón de actos para las asambleas, la biblioteca, el mural Retrato de la Burguesía de David Alfaro Sequeiros, y el Derecho a Huelga.

Los acontecimientos presentes y pasados son expresión de dos mentalidades contrapuestas: una, cuyo sistema de creencias gira en torno al sentido del trabajador en términos del hombre con plenitud de derechos; y que orienta su práctica hacia la emancipación de la explotación del trabajo; a la instauración de una auténtica igualdad-justicia que permita, tanto garantizar a todos iguales condiciones de vida, como posibilitar una existencia digna. Otra, que contempla al hombre como un ciudadano consumidor y, por supuesto, como un sujeto funcional y útil para la democracia vinculada con la producción industrial.

Por eso, para quienes tiene sentido reivindicar la dignidad humana, se hacen apremiantes estrategias contestarias tanto por la vía de la fuerza de la razón, como por el camino del poder fáctico (huelga general). En este documento optamos por la primer vía, mostrando los argumentos y desarrollando las argumentaciones que fundamentan la nulidad del decreto de extinción del organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro.

I. “El acto discrecional es el acto administrativo que tiene su fundamento en una ley o reglamento que deja al órgano ejecutor un poder libre de apreciación para decidir si debe obrar o de abstenerse, cuándo debe obrar, cómo debe obrar y cuál va a ser el contenido de su actuación…”1

El Artículo 16 de la Ley Federal de las Entidades Paraestatales, considerado en el fundamento del DECRETO por el que se extingue el organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro,2 tiene las características que permiten considerar al correspondiente acto por el que se extingue, como un acto discrecional. Para ello notemos lo siguiente:

Artículo 16 “Cuando algún organismo descentralizado creado por el Ejecutivo deje de cumplir sus funciones u objeto o su funcionamiento no resulte conveniente desde el punto de vista de la economía nacional o del interés público, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, atendiendo la opinión de la Dependencia Coordinadora del Sector que corresponda propondrá al Ejecutivo Federal la disolución, liquidación o extinción de aquel. Asimismo podrá proponer su fusión, cuando su actividad combinada redunde en un incremento de eficiencia y productividad”.3

Supongamos que, el funcionamiento del organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro, organismo que fue creado por el Ejecutivo,4 no resulta conveniente desde el punto de vista del interés público. La oración anterior permitiría extraer una proposición que está presente en el antecedente de la particularización universal de la relación condicional de la proposición correspondiente del Artículo citado. La proposición extraída de dicha oración, en adición (regla de inferencia) a las restantes proposiciones presente en el antecedente de la relación condicional, permitiría inferir:5

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público atendiendo la opinión de la Dependencia Coordinadora del Sector (supondremos) Energético propondrá al Ejecutivo Federal la disolución, liquidación o extinción del organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro… (1)

De la oración obtenida tenemos que a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público se le indica explícitamente proponer al Ejecutivo Federal la disolución, liquidación o extinción del organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro, pero de ello no se infiere que el Ejecutivo dispondrá la extinción del organismo en consideración. En este sentido el Artículo 16 deja al órgano ejecutor un poder libre de apreciación para decidir si debe obrar o abstenerse.

Cabe comentar lo siguiente: (i) el Artículo 16 menciona “el interés público” como parte constitutiva del antecedente de las condiciones que permitirían obtener la oración expuesta en el inciso (1), dicho “interés público” corresponde a una consideración subjetiva, vinculada con el poder discrecional,6 (ii) por otro lado, el segundo párrafo del Artículo mencionado indica una segunda posible propuesta por parte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, es decir, es factible que el funcionamiento de un organismo descentralizado (creado por el Ejecutivo) no resulte conveniente desde el punto de vista del interés público y que su actividad combinada redunde en un incremento de eficiencia y productividad.

En dicho caso podrían satisfacerse las condiciones que permitirían obtener dos propuestas por parte de Hacienda, una en donde propondrá al Ejecutivo Federal la disolución, liquidación o extinción del organismo descentralizado y otra donde podrá proponer la fusión. En este sentido, el Artículo 16 contempla dos posibles respuestas en un mismo caso, sin que una de ellas indique explícitamente lo que el Ejecutivo ordenará.

Una revisión sobre los demás artículos citados en el fundamento del DECRETO por el que se extingue el organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro, muestra que en ninguno de ellos, se indica explícitamente que el Ejecutivo Federal dispondrá la extinción del organismo descentralizado en cuestión.

Por lo anterior y puesto que la discrecionalidad expuesta no es subsanada en los restantes Artículos citados en el fundamento del DECRETO mencionado, tenemos que:

el acto por el que se extingue el organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro, es un acto discrecional7con respecto al poder libre de apreciación que las leyes consideradas en el fundamento, dejaron al Ejecutivo Federal para decidir si debió obrar o abstenerse…(2)

II. En contraste con lo mencionado, podemos notar que en el fundamento del DECRETO por el cual se crea el organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro, se considera el Artículo cuarto transitorio de la Ley del Servicio Público de Energía Eléctrica, el cual no es el caso que deje al órgano ejecutor un poder libre de apreciación para decidir si debe obrar o de abstenerse, cuándo debe obrar, cómo debe de obrar y cuál va a ser el contenido de su actuación.

En la reforma de la Ley del Servicio Público de Energía Eléctrica, que decretó el Congreso de los Estados Unidos Mexicanos y publicó el Ejecutivo Federal, se expone el siguiente Artículo cuarto:

 “Las empresas concesionarias, entrarán o continuarán en disolución y liquidación y presentarán el servicio hasta ser totalmente liquidadas. Concluida la liquidación de la Compañía Luz y Fuerza del Centro, S.A., y sus asociadas Compañía de Luz y Fuerza de Pachuca, S.A., Compañía Mexicana Meridional de Fuerza, S.A., y Compañía de Luz y Fuerza Eléctrica de Toluca, S.A., el Ejecutivo Federal, dispondrá la constitución de un organismo descentralizado con personalidad jurídica y patrimonio propios, el cual tendrá a su cargo la presentación del servicio que han venido proporcionando dichas compañías. El Decreto de creación del organismo establecerá, con arreglo a esta disposición, la estructura, organización y funciones que tendrá el propio organismo para el adecuado cumplimiento de sus fines.”8

Como podemos observar, concluida la liquidación de las Compañías mencionadas, se le indica explícitamente al Ejecutivo Federal disponer -ordenar- la creación de un organismo descentralizado. “El modo indicativo expresa o enuncia la acción de manera absoluta, como real y objetiva, que se verifica sin que en su realización intervenga,…deseo…voluntad”.9 En este sentido, “dispondrá”, expresa o enuncia la acción que se efectúa sin que en su realización intervenga voluntad, delimitando así, un poder ‘libre’ de apreciación para decidir si se debe obrar o abstener.

Por otro lado, en el Artículo expuesto se restringe el tiempo para ordenar la constitución del organismo descentralizado, pues el Ejecutivo ordenará la constitución de dicho organismo después de concluida la liquidación de la Compañía Luz y Fuerza del Centro, S.A., y sus asociadas mencionadas. Además, explícitamente se expone que el Decreto de creación del organismo establecerá la estructura, organización y funciones que tendrá el propio organismo para el adecuado cumplimiento de sus fines, lo que incide en cómo obrará el Ejecutivo y en cual será el contenido de su actuación.

Por lo anterior, el Artículo cuarto transitorio de la Ley del Servicio Público de Energía Eléctrica, que se cita en el fundamento del DECRETO por el cual se crea el organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro, no es el caso que deje al órgano ejecutor un poder libre de apreciación para decidir si se debe obrar o de abstenerse, cuándo debe obrar, cómo debe obrar y cuál va a ser el contenido de su actuación. Notemos que los demás Artículos citados en el fundamento, no dejan al Ejecutivo Federal un poder libre de apreciación para decidir si debe obrar o de abstenerse en la constitución del organismo descentralizado. Por ello, consideraremos que,

el acto por el cual se crea el organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro no es un acto discrecional con respecto al poder libre de apreciación que las leyes consideradas en el fundamento, dejaron al Ejecutivo Federal para decidir si debió obrar o de abstenerse (3)

III. A continuación expondremos la traducción idiomática al lenguaje natural de algunas fórmulas simbólicas presentes en el argumento,10 que permite establecer que el acto por el que se extingue el organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro, no es lo mismo que el acto por el cual se crea dicho organismo.

(i) El acto por el que se extingue el organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro es un acto discrecional con respecto al poder libre de apreciación que las leyes consideradas en el fundamento, dejaron al Ejecutivo Federal para decidir si debió obrar o de abstenerse.

(ii) El acto por el cual se crea el organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro no es un acto discrecional con respecto al poder libre de apreciación que las leyes consideradas en el fundamento, dejaron al Ejecutivo Federal para decidir si debió obrar o de abstenerse.

 (iii) Justamente hay un acto por el cual se crea el organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro.

 (iv) No es el caso que el acto por el cual se crea el organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro es un acto discrecional con respecto al poder libre de apreciación que las leyes consideradas en el fundamento, dejaron al Ejecutivo Federal para decidir si debió obrar o de abstenerse.

 (v) Por lo tanto, el acto por el que se extingue el organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro no es igual a, el acto por el cual se crea el organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro.
A partir de la conclusión derivada, consideraremos que,

…la extinción del organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro no tiene las mismas formalidades11 establecidas para su creación(4)

IV. Para sustentar lo expuesto en el inciso (4), mostremos lo siguiente:
a) La formalidad se refiere a los contratos que por ley requieren de una forma, mientras que en sentido estricto se entiende por forma, a la realización por escrito del acto de que se trate.12

En la realización por escrito del acto por el que se extingue el organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro, se establecen ciertas relaciones entre sus elementos (elementos como: título, fundamento, consideración, Artículos decretados, firmas, etc.).

Extraer alguna relación entre elementos del DECRETO de creación, que no se sostenga entre los correspondientes elementos del DECRETO de extinción, permite mostrar que la extinción del organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro, no tiene la misma formalidad que la establecida para su creación.13

b) Por lo enunciado en el Artículo 16 de la Ley Federal de las Entidades Paraestatales (ver pp.3-4), citado en el fundamento del DECRETO por el que se extingue el organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro, implícitamente suponemos que (i) el Ejecutivo Federal puede a través de algún procedimiento, extinguir organismos descentralizados14 (creados por dicha instancia) y que (ii) el Ejecutivo Federal puede a través de algún procedimiento, fusionar organismos descentralizados. De las dos posibilidades solo una culmina en lo enunciado en los Artículos decretados del DECRETO mencionado.15 En este sentido tenemos que,

no todas las posibles disposiciones para el Ejecutivo Federal, extraídas de lo enunciado en el Artículo 16 de la Ley Federal de las Entidades Paraestatales, citado en el fundamento del DECRETO por el que se extingue el organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro, culminan en lo enunciado en los Artículos decretados en dicho DECRETO5)

Al respecto de la oración anterior, cabe mencionar que en las consideraciones del DECRETO por el que se extingue el organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro, se expone que “…los resultados que ha reportado Luz y Fuerza del Centro son notablemente inferiores…respecto de los que ha reportado la Comisión Federal de Electricidad…”, lo que presenta la posibilidad de que la actividad del organismo Luz y Fuerza del Centro, combinada con la actividad de la Comisión Federal de Electricidad, redunde en un incremento de eficiencia y productividad.

Así, a partir de lo anterior y lo enunciado en el Artículo 16 de la Ley mencionada, podría haberse obtenido la siguiente oración, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público podrá proponer su fusión. Notemos que extinguir el organismo Luz y Fuerza del Centro no puede presentarse simultáneamente a su fusión, por ello no todas las posibles disposiciones para el Ejecutivo Federal culminan en Artículos decretados, pero tal imposibilidad expone rasgos característicos (relaciones posibles) de la estructura del DECRETO en cuestión, que como veremos adelante, no comparten la estructura del DECRETO de creación.

c) Por lo enunciado en el Artículo cuarto transitorio de la Ley de Servicio Público de Energía Eléctrica (ver p.5), citado en el fundamento del DECRETO por el cual se crea el organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro, implícitamente suponemos que (i) el Ejecutivo Federal, bajo ciertas condiciones, puede crear organismos descentralizados y que (ii) el Ejecutivo Federal, bajo ciertas condiciones, puede establecer la estructura, organización y funciones que tendrán organismos descentralizados.16 En este sentido tenemos que,
 todas las posibles disposiciones para el Ejecutivo Federal, extraídas de lo enunciado en el Artículo cuarto transitorio de la Ley de Servicio Público de Energía Eléctrica, citado en el fundamento del DECRETO por el cual se crea el organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro, culminan en lo enunciado en los Artículos decretados en dicho DECRETO17.(6)

d) Si correlacionamos lo enunciado en el Artículo 16, citado en el fundamento del DECRETO por el que se extingue el organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro, con lo enunciado en el Artículo cuarto transitorio, citado en el fundamento del DECRETO por el cual se crea dicho organismo, y a su vez correlacionamos lo enunciado en los Artículos decretados en el DECRETO de extinción en cuestión, con lo enunciado en los Artículos decretados en el DECRETO de creación mencionado, etc., mostramos, a través de las proposiciones extraídas respectivamente de la oración en el inciso (5) y de la oración en el inciso (6), que la extinción del organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro no tiene la misma estructura (forma) establecida para su creación, pues exhibimos una relación que se sostiene entre elementos del DECRETO de creación, que no se sostiene entre los correspondientes elementos del DECRETO de extinción.

Cabe mencionar que (i) pueden existir varias relaciones entre los elementos del DECRETO por el cual se crea el organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro, que no se sostengan entre los correspondientes elementos del DECRETO por el que se extingue dicho organismo, pues en el caso de lo enunciado en el Artículo cuarto transitorio del fundamento del DECRETO de creación, puede extraerse un carácter de obligatoriedad sobre lo que el Ejecutivo Federal dispondrá, que no se extrae en el caso de lo enunciado en el Artículo 16 del fundamento del DECRETO de extinción, y que (ii) el tipo de proposiciones extraídas de la oración en el inciso (5) y de la oración en el inciso (6), corresponden a metaproposiciones sobre elementos del DECRETO respectivo, en este sentido, examinamos la metaestructura de los DECRETOS.

No obstante, la estructura de los DECRETOS mencionados presenta un metalenguaje, pues la posible relación entre los fundamentos del DECRETO y lo enunciado en los Artículos decretados, corresponde a una relación propia de un metalenguaje.18 En este sentido, examinando metaproposiciones sobre elementos del DECRETO, examinamos la estructura (forma) del DECRETO.

V. La importancia de las distinciones expuestas, se presenta por lo siguiente:

1) En el párrafo final del Artículo 15 de la Ley Federal de las Entidades Paraestatales, citado en el DECRETO por el que se extingue el organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro, se enuncia que, “En la extinción de los organismos deberán observarse las mismas formalidades establecidas para su creación, debiendo la Ley o Decreto respectivo fijar la forma y términos de su extinción y liquidación”.19 A partir de lo establecido en el inciso (4), tenemos que lo enunciado en el Artículo 15, no se satisface en lo que concierne a observar las mismas formalidades, sustentando por ello, la NULIDAD20 del DECRETO mencionado.

2) En el caso de la creación21 del organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro, primero se reformó el Artículo cuarto transitorio de la Ley del Servicio Público de Energía Eléctrica, quedando la siguiente indicación explícita:

concluida la liquidación de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro, S.A., y sus asociadas Compañía de Luz y Fuerza de Pachuca, S.A., Compañía Mexicana Meridional de Fuerza, S.A., y Compañía de Luz y Fuerza Eléctrica de Toluca, S.A., el Ejecutivo Federal, dispondrá la constitución de un organismo descentralizado con personalidad jurídica y patrimonio propios, el cual tendrá a su cargo la presentación del servicio que han venido proporcionando dichas compañías.22

Dicha reforma la decretó el Congreso de los Estados Unidos Mexicanos y la publicó el Ejecutivo Federal. Posteriormente, el Ejecutivo Federal publicó el Decreto por el cual se crea el organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro.

En el caso del DECRETO por el que se extingue el organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro, tal resolución jamás pasó por el Congreso de la Unión.

Notemos de lo anterior que, en la creación del organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro participaron tanto el Poder Legislativo como el Poder Ejecutivo; en la resolución de la extinción de dicho órgano sólo participó el Poder Ejecutivo, atacándose por ello el sentido del Artículo 49 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Además, en el DECRETO por el cual se crea el organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro, se expone que el Director General de dicho organismo, designado por el Presidente de la República, tiene la facultad de formular y someter a la aprobación de la Junta de Gobierno (integrada por el Secretario de Energía, Minas e Industria Paraestatal, y por sendos representantes de las Secretarías de Hacienda y Crédito Público, de Desarrollo Social, de Comercio y Fomento Industrial, de Agricultura y Recursos Hidráulicos, así como por el Director General de la Comisión Federal de Electricidad y tres representantes del sindicato) las políticas de operación, administración, productividad y eficiencia sobre los diversos aspectos del objeto del organismo.23

En este sentido, los temas de eficiencia y productividad del organismo Luz y Fuerza del Centro se relacionan tanto con el Director General como con los integrantes de la Junta de Gobierno, cuya mayoría, pertenece a órganos del Poder Ejecutivo.

Lo anterior, presenta a las autoridades competentes los motivos por los que se solicita la NULIDAD del DECRETO por el que se extingue el organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 11/10/2009, y sugiere atender los problemas vinculados con las Leyes que dejan al órgano ejecutor un poder libre de apreciación para decidir si debe obrar o abstenerse, cuándo debe obrar, cómo debe obrar y cuál va a ser el contenido de su actuación, así como también, atender los problemas relacionados con aquellas resoluciones establecidas en un solo Poder de la Federación.

NOTAS

* Manuscrito que se publicó en LUX, la revista de los trabajadores. órgano oficial del Sindicato Mexicano de Electricistas. Número especial. México, septiembre, 2001. pp. 3-9.
“Diccionario Jurídico Mexicano.” Ejemplar I. Instituto de Investigaciones Jurídicas. Universidad Nacional Autónoma de México. Editorial Porrúa. Decimotercera edición. México. 1999.p.83. Por las aplicaciones del término “discrecionalidad” notamos que la cópula en la oración citada actúa en ambas direcciones, es decir,
A es B y B es A .
2 Cf. Diario Oficial de la Federación. 11 de octubre de 2009.
3 “Ley Federal de las Entidades Paraestatales”.Última reforma publicada en el Diario Oficial de la Federación 28/11/2008. p.4.
4 Cf. “DECRETO por el cual se crea el organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro”. Diario Oficial de la Federación. Miércoles 9 de febrero de 1994.
5 La inferencia se establece aplicando reglas de inferencia en algún lenguaje formal específico. En el texto solamente exponemos la correspondiente traducción idiomática al lenguaje natural de lo que podría inferirse en el lenguaje artificial. Más adelante expondremos derivaciones en lógica descriptiva para esclarecer lo comentado.
6 Cf. Diccionario Jurídico Mexicano. Ejemplar I. p.83.
7 El calificativo discrecional aplicado a órganos administrativos, en el caso de ciertos temas de una Ley, suele presentarse dentro de la literatura jurídica. Cf. Diccionario Jurídico Mexicano. Ejemplar I. p.84.
8 DECRETO por el que se reforma la Ley del Servicio Público de Energía Eléctrica. Diario Oficial de la Federación. Miércoles 27 de diciembre de 1989.
9 Enciclopedia Autodidáctica Quillet. Tomo I. Editorial Arístides Quillet, S.A. Edición 1969. Impreso en Panamá. p. 39.
10 Formalicemos la estructura general de las proposiciones extraídas respectivamente, tanto de la oración en el inciso (2) como en el inciso (3), a través del siguiente esquema de abreviación, F: x es el acto por el que se extingue Luz y Fuerza del Centro, G: x es el acto por el cual se crea Luz y Fuerza del Centro y H: x es un acto discrecional con respecto al poder libre de apreciación… , y a partir de dichas formalizaciones (junto con la formalización de que existe justamente un acto por el cual se crea Luz y Fuerza del Centro - Pr.(4’) -) derivemos, en el cálculo descriptivo, la correspondiente proposición de el acto por el que se extingue el organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro no es igual a, el acto por el cual se crea el organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro.
            1 H ( ix Fx ) Pr.(2’)
            8 ~ H ( ix Gx) MP. 5,7
            9 \ ~ ( ix Fx = ix Gx ) RL.1,8
En la presente derivación tanto la fórmula simbólica en TEO.1 como la fórmula en TEO.2, corresponden a teoremas demostrados en el cálculo descriptivo, mientras que MP , BC y RL abrevian respectivamente las aplicaciones, de la regla de inferencia Modus Ponens , de la regla de inferencia Bicondicional-Condicional y de la regla de inferencia de Leibniz.11
Distinguimos las formalidades, de los formatos, y suponemos que las diferencias substanciales se manifiestan en diferencias formales.
12 Cf. Diccionario Jurídico Mexicano. Ejemplar II. p.1460.
13 Para mostrar que el sistema S con elementos a , b , … y el sistema S’ con elementos a’,b’,… no son isomorfos, es decir, no tiene la misma estructura –forma, basta correlacionar a con a’, b con b’, etc. , encontrar una relación entre elementos del sistema S, digamos aRb , y finalmente, mostrar que no se sostiene a’R’b’, donde R’ tiene las mismas propiedades lógicas que R. Lo anterior no excluye la posibilidad de que existan rasgos comunes entre las estructuras en cuestión. Cf. “An Introduction to LOGIC and CIENTIFIC METHOD”. Cohen M. y Nagel E. Harcourt, Brace and World, inc. Impreso en EUA. 1934. pp. 138-140.
14 Lo que coma ya señalamos, es distinto a que exista un Artículo que indique explícitamente que el Ejecutivo Federal dispondrá la creación de un organismo descentralizado.
15 Los artículos decretados en el DECRETO por el que se extingue el organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro corresponden a, “Artículo 1°.- Se extingue el organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro…”, “Artículo 2°.- La liquidación de Luz y Fuerza del Centro estará a cargo de…”, “Artículo 3°.- La Secretaría de Energía, en su carácter de coordinadora de sector, señalara las bases para llevar a cabo la liquidación…”, etc.
16 Para establecer dichos supuestos, considere la ley deóntica sobre la relación de la obligación con la permisión (OAPA) .Cf. “Lógica Deóntica”. Von Wright G. Versión castellana de Rodríguez J. Impreso en España. Valencia 1979. p44.
17 Para establecer dicha oración, considere los siguientes Artículos decretados en el DECRETO por el cual se crea el organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro, “Artículo 1°.- Se crea el organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro, con personalidad jurídica y patrimonio propio…”, “Artículo 2°.- Luz y Fuerza del Centro tiene como objeto presentar el servicio público de energía eléctrica…”, “Artículo 3°.- El patrimonio de Luz y Fuerza del Centro se integrará con:…”, “Artículo 4°.- Luz y Fuerza del Centro se regirá por una Junta de Gobierno integrada por…”, “Artículo 5°.- La Junta de Gobierno sesionará válidamente y sus decisiones serán obligatorias…”, etc.
18 Incluso si proponemos alguna oración del tipo: El Artículo…del fundamento del DECRETO…se presentaantes de las consideraciones…, estaríamos considerando metaproposiciones sobre elementos del DECRETO.
19 “Ley Federal de las Entidades Paraestatales”. Artículo 15. Ultima reforma publicada en el Diario Oficial de la Federación 30/05/2008. pp.3-4.
20 Cf. Ley Federal de Procedimiento Administrativo. Ultima reforma publicada en el Diario Oficial de la Federación 30/05/2000.Artículo3 y Artículo 6.
21 Distíngase “la creación del organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro” de “el acto (administrativo) por el cual se crea el organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro”. En el primer caso es posible que se presenten resoluciones, actos administrativos, etc., mientras que en el segundo caso se presentó justamente un decreto.
22 Cf. DECRETO por el que se reforma la Ley del Servicio Público de Energía Eléctrica.
23 Cf. DECRETO por el cual se crea el organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro. Diario Oficial de la Federación. Miércoles 9 de febrero de 1994.pp.4-5.

_________________________________________________________________________