Número 18                                         Época IV                              Junio 2010


TEMAS A DEBATE


LA CRISIS ECONÓMICA DE MÉXICO

Se propone una Reforma Democrática al Estado y que en su lugar se conforme un Estado Social que priorice el bienestar de la población, e implemente un Plan Nacional de desarrollo que fomente la industria y el campo agropecuario y una política de inversión en la creación de empleos productivos.

Pedro Rodríguez Fuentes
 Juan Sánchez Vázquez*

La economía mundial vive la mayor contracción económica en más de tres décadas, el bienestar de la población se ha reducido y, por consiguiente, ha aumentado la pobreza extrema en los países subdesarrollados y en el mundo, el cual se encuentra en una crisis global y profunda. Las medidas emprendidas para hacer frente a la crisis mundial, han sido sobre todo parciales y ello es insuficiente para enfrentar una recesión mundial; las naciones industrializadas pronto tocarán fondo en la crisis, y posiblemente podrán restablecer la recuperación económica, pero el periodo será muy lento y prolongado.

Los diversos organismos internacionales han proporcionado información sobre los indicadores económicos que confirman la situación de crisis. Así mismo, previeron que a nivel mundial se esperaba una caída de la economía del 1.4%, y una destrucción de 52 millones de empleos para el periodo 2008-2009, y México tendría un decrecimiento de 7.5 a 9.5% y, por consecuencia una pérdida de empleos de 700 mil puestos de trabajo en los últimos seis meses del periodo mencionado.

El Banco Mundial (BM) planteó, que los países estrechamente vinculados con los Estados Unidos fueron los más afectados por la recesión económica de 2009, año en que el producto interno bruto en los EEUU descendió 2.2 por ciento. Y el Banco Mundial prevé un crecimiento económico mundial de 3.5 para el año 2010 y 3.6 para el año de 2011.

En el informe del BM denominado Perspectivas Económicas Mundiales del 2010 se prevía para México la contracción económica de 7.1% del Producto Interno Bruto PIB en el año de 2009, lo que incrementó el índice del desempleo acumulado de dos millones 506 mil puestos de trabajo, 5.3%, por lo que se incrementó en 583 mil 999 empleos perdidos en comparación con el 2008, llegando el índice del desempleo al 4.3%. Si consideramos que cada año se incorporan al sector de población económicamente activa un millón 300 mil jóvenes, la crisis del desempleo se ha agudizado.

Los especialistas del Banco Nacional de México estiman que para el 2010 el PIB aumentará el 3.1% y se crearán 80 mil empleos, siempre y cuando exista recuperación económica. De todos modos, esto no es suficiente para recuperar los empleos perdidos en los últimos años. La preocupación del Banco Mundial es que la perspectiva de crecimiento sustentable de México se ve nublada a largo plazo por el déficit de las cuentas fiscales que amenazan con abrir otra crisis (véase la crisis de Grecia).

La crisis mundial se introdujo a México mediante el comercio, la reducción de las remesas de los migrantes, la reducción del turismo extranjero, y tuvo impacto en todo el mundo, pero a México le impactó con mayor profundidad con efectos de largo alcance.

Esta crisis puso en evidencia la vulnerabilidad de la estrategia de la economía mexicana, la cual radica en la subordinación económica de los Estados Unidos de Norte América, del cual depende estructuralmente.

Con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), México ha perdido competitividad debido a los altos costos logísticos y de transportación de los productos, la escasa inversión en la infraestructura portuaria, el deterioro de carreteras y el nulo crecimiento en el transporte ferroviario.

La falta de fomento y ayuda al mercado nacional y la caída de la inversión pública y privada están afectando el crecimiento económico.

La inversión extranjera directa se ha concentrado en los servicios y comercio, así como en la maquila para adquirir empresas ya establecidas, lo que limita el efecto del crecimiento económico. La situación de la industria, es el reflejo de la escasa inversión y transferencia de crédito.

La sustitución de incentivo a la exportación, por el incentivo a las importaciones y la desintegración de la cadena productiva, ha provocado que se desequilibre la balanza de pagos.

La crisis del campo

A partir de que entró en vigor el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el primero de enero de 1994, la economía mexicana ha experimentado cambios crecientes conforme se fueron implementando los diversos rubros del tratado, pero en especial el capítulo agropecuario. El intercambio comercial desigual entre México y los Estados Unidos está llevando a la quiebra a millones de campesinos, los cuales se ven obligados a vender sus tierras al mejor postor o en su defecto emigran a los Estados Unidos.

Los datos de CONAPO indican que salieron de México hacia los EEUU en los años sesenta entre 260 a 260 mil mexicanos; en los setentas fueron un millón 2 mil; en los ochenta un millón cien mil a 2.6 millones; en los años noventa llegó a los tres millones y en el actual sexenio se espera que crucen la frontera dos millones de mexicanos. Se calcula que viven en EEUU entre 23 a 25 millones de mexicanos. Cabe mencionar que la recesión económica de los Estados Unidos provocó que las remesas de nuestros connacionales se redujeran de 22 mil millones de dólares a 15 mil millones de dólares. (La jornada 17 de febrero de 2010).

Los programas agropecuarios del gobierno mexicano con respecto a los apoyos económicos para el campo, se encuentran concentrados en el 10% de los productores, los cuales tienen asignados entre el 50 u 80% de los subsidios. México presenta un gran rezago en la infraestructura y capacidad productiva en el campo. No cuenta con un programa nacional de desarrollo sustentable en la producción de granos y alimentos.

Existe la necesidad de inversión en infraestructura para el campo, se requiere destinar mayor presupuesto a las universidades e instituciones de educación superior e investigación científica para crear tecnología, e implementar sistemas de riego, fertilizantes, herramientas, maquinaria y carros de carga, para la transportación de la producción y cubrir la demanda del mercado nacional, e internacional.

La industria manufacturera

La industria manufacturera vive la crisis más profunda y prolongada de su historia; el declive económico era evidente desde antes que se declarara la recesión económica. Como ejemplo de ello tenemos las cifras que proporciona el INEGI sobre el Sector Manufacturero, que cayó 7.1% en el mes de octubre de 2009.

Con relación a los productos relacionados con el transporte, cayeron el 13.1%, maquinaria y equipo eléctrico 12.8%, en toda la producción de minerales no metálicos cayó el 12.3% y el sector manufacturero relacionado con el transporte disminuyó su personal en 9.9%. México ha visto disminuido su capacidad en la producción de sus bienes de más alto valor agregado; el deterioro económico no puede explicarse sin una política macroeconómica carente de un programa efectivo en materia industrial por parte del Estado.

La inversión extranjera directa, por su parte, se ha concentrado en los servicios y el comercio así como en la maquila, adquiriendo con frecuencia empresas ya establecidas, lo que no permite el crecimiento económico y, en consecuencia no contribuye con la creación de empleos. En el año de 2009 la inversión directa (IED), en México se desplomó en 50.7 por ciento, el país recibió 11 mil 752.6 millones de dólares en comparación de los capitales que ingresaron en el año de 2008 (antes de estallada la crisis), que fueron de 23 mil 170.1 millones de dólares, según datos estadísticos del Manco de México. (La Jornada del 26 de febrero de 2010).

Los estragos sociales

Estamos en una situación demográfica donde la población de jóvenes ha alcanzado un máximo histórico en su participación dentro de la población económicamente. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) revela que en Latinoamérica y el Caribe los jóvenes han sido el grupo más golpeado por la crisis del desempleo; llego en el año de 2009 a 104 millones de desocupados y en México fue de siete millones de jóvenes entre 15 y 24 años de edad, quienes por más que intentan colocarse en el mercado laboral no lo consiguen provocando desencanto y desilusión, llevándolos a una situación de deserción escolar sobre todo en el nivel medio superior y superior.

El Estado no cuenta con una política social hacia los jóvenes, no tiene interés en promover el empleo ni ofrecer opciones educativas públicas suficientes y de calidad académica, creando generaciones completas de jóvenes que ni estudian, ni trabajan. Se deja a los jóvenes a merced de la delincuencia organizada para captarlos como consumidores de drogas, distribuidores o productores de narcóticos. La juventud enfrenta una crisis de expectativas a falta de políticas sociales que atiendan al sector juvenil de la población.

El principal problema que padece la población es el alto índice de desempleo, que llegó en el 2009 al índice de 5.3% de la población económicamente activa, lo que equivale a dos millones 506 mil puestos perdidos; ello ha provocado el fenómeno migratorio de 23 a 25 millones de mexicanos (documentados e indocumentados), según estudio en prospectiva del año de 2008. (La Jornada 17 de febrero de 2010).

El Presidente Felipe Calderón informa que éste es el año de la recuperación económica, pero resulta que el INEGI informa que en el mes de enero del 2010 el desempleo llegó a la suma de dos millones 761 mil 360 desempleados, es decir, que en el primer mes del año 503 mil mexicanos se incorporaron al las filas de los desempleados, lo que afecta al 5.87% de la población económicamente activa. (La Jornada del sábado 26 de febrero de 2010).

El deterioro del poder adquisitivo de los salarios es otro de los estragos económicos de la crisis mexicana. Por ejemplo, el incremento al salario mínimo que se otorgo fue de 4.85%, que es un insulto y una burla para los trabajadores, ya que la pérdida del poder adquisitivo de los salarios es del 30 por ciento en los últimos años

El porcentaje aprobado por la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (CNSM) se convirtió en la práctica en un referente para las negociaciones contractuales para los sindicatos y empresas o instituciones. Y el incremento otorgado a los trabajadores fue aproximadamente de 0.36% superior a la inflación; este incremento se vio reducido por el alza de impuestos al entrar en vigor el 1º de enero de 2010, con el incremento de impuestos al (IVA) del 15 a 16 por ciento y el incremento al Impuesto Sobre la Renta (ISR) para las empresas y personal.

Fue del 28 al 30 por ciento repercutiendo en un 3 por ciento a la inflación y si sumamos el incremento a los combustibles (gasolina y gas), así como el aumento a la tarifas de los servicios, lo que sumará un punto más a la inflación sólo en el mes de enero

Por otro lado, los analistas del Banco Nacional de México que participan en la encuesta nacional vaticinaron una inflación de 5.4% para el 2010, 1.6 puntos arriba del nivel esperado, que habían previsto del 3.8%. Pero la realidad ha demostrado que los pronósticos oficiales son rebasados y posiblemente la inflación sea más del 7 por ciento

Las revisiones salariales contractuales del periodo de noviembre de 2009, fueron rebasadas desde el 1º de enero del 2010 por el incremento a los impuestos del IVA y ISR, así como el aumento a combustibles y las tarifas de servicios. Por lo que fue necesario promover un movimiento nacional de aumento salarial de emergencia, así como incorporar a nuestro programa y plataforma política la “Escala Móvil de Salarios”.

La pobreza y desigualdad son otros de los estragos que ha provocado el modelo económico neoliberal. Pobreza que se agrava con la crisis económica. Debido a los salarios precarios y a las condiciones de trabajo fuera de los contratos colectivos, la gran mayoría de los trabajadores -80%- están sujetos a los contratos de protección patronal, con muy escasas prestaciones y salarios mínimos, que no alcanzan para cubrir la canasta básica alimenticia recomendable (CBAR).

Los trabajadores tienen que laborar 19 horas 43 minutos diarios para poder adquirir una canasta. Para enero de 2009, el salario mínimo era de 54.80 pesos y el precio de la canasta básica alimenticia era de 135.12; solo se podía comprar el 40.56% de ella (CBAR) (para mayor información, véase “El Impacto de la Crisis en los Trabajadores en México”. Reporte de Investigación 2009 Especialm> Luis Lozano Arredondo, Karla Antonio Correa, Beatriz Aguirre Chaires y Mariana Juárez Martínez)

El deterioro de las instituciones y los servicios públicos que proporciona el Gobierno, cada vez son más deficientes, y de mala calidad, como la recolección de basura, pavimentación de calles, agua, luz, correo, transporte y seguridad pública. Además de ello, las tarifas de los servicios han sido aumentadas desproporcionadamente.

Propuesta

Se requiere suscribir un Pacto Social, para establecer un nuevo sistema de bienestar social basado en los derechos económicos y sociales de alcance universal, orientado sobre todo al bienestar de los niños, jóvenes y a la población de la tercera edad, que son los sectores más necesitados. Este sistema debe continuar enfocado al crecimiento y desarrollo sustentable del país, así como la redistribución social de los ingresos. Para lo cual se requiere un nuevo acuerdo que implante un régimen económico, social que garantice bienestar en el trabajo, alimentación salud, vivienda, educación y recreación.

El Congreso de la Unión, el Constituyente Permanente, el Gobierno Federal y los gobiernos estatales .conjuntamente con todos los actores sociales, partidos políticos, organizaciones sociales. sindicatos campesinos, indígenas, organizaciones populares académicas e intelectuales de la sociedad mexicana deben convocarse para acordar un cambio de rumbo económico e implementar un nuevo Plan Económico y Social que garantice el bienestar de la población en trabajo digno, alimentación, salud, vivienda, educación y recreación.

Una Reforma Fiscal que amplié la base de contribuyentes, desapareciendo los regímenes de excepción, obligando a las grandes empresas nacionales y transnacionales como, TELEVISA, CEMEX, TELMEX, BANAMEX, BANCOMER y la banca privada en general, pero sobre todo las empresas que no pagan impuestos por estar en un régimen de excepción. y que deben ser obligadas a pagar puntualmente sus impuestos. Así mismo, a todas las empresas extranjeras deberán condicionarles que parte de sus ganancias la reinviertan en el país.

Mantener las dos fuentes de ingresos fiscales el ISR y el IVA, y conforme se vaya agrandando la base de contribuyentes y se perfeccione el gravamen de impuestos, y se reduzcan los impuestos del (ISR) e (IVA).

Se mejore el sistema de administración e información sobre la recaudación de impuestos y la rendición de cuentas. Implementar un federalismo de recaudación fiscal y transparentar el uso y gasto de los impuestos en todos los niveles de gobierno

Hacer un diagnostico preciso de la política fiscal en todas las áreas e implementar un programa de austeridad, eliminando gastos superfluos e implementar programas dirigidos a la infraestructura y políticas sociales.

En política financiera, el Banco de México y la Secretaria de Hacienda y Crédito Público deben implementar un control sobre los intermediarios financieros para evitar el lavado de dinero y que el sistema financiero se enfoque en promover el desarrollo industrial y rural del país

Nacionalizar el Banco Nacional de México, que se encuentra en una situación de ilegalidad porque un gobierno extranjero es dueño de una gran parte de sus acciones.

Que la Cámara de Diputados disponga una planeación integral de desarrollo de proyectos en infraestructura, sobre todo en la investigación tecnológica, con la creación de centros de investigación. En este propósito, incluir a las universidades públicas e instituciones de educación superior.

Fomentar la inversión pública en los sectores estratégicos: PEMEX, Comisión Federal de Electricidad, para su fortalecimiento, mantenimiento, actualización, modernización, ampliación y desarrollo, de toda la industria energética Así como la recuperación (nacionalización) de empresas estratégicas como minas e industrias siderúrgicas, entre otras.

Reorientar la política de inversión extranjera hacia el sector productivo de la industria y el campo, para generar empleos productivos, en lugar de estar permitiendo la venta de empresas nacionales

Fortalecer las relaciones económicas y de cooperación con China, India, Brasil, Argentina Chile, Cuba, Venezuela y toda América Latina para fortalecer la diversificación del comercio, para implementar programas estratégicos de producción de granos y alimentos en general.

Conclusión

La crisis que enfrenta México tiene una profunda raíz en el modelo económico neoliberal que se implementó desde 1982. Este modelo económico ha fracasado, no dio los resultados que se esperaban en cuanto al crecimiento económico, ni el empleo ni mucho menos ha traído bienestar a la población; al contrario, se incrementó la pobreza que llegó a 60 millones de mexicanos, con salarios miserables, desempleo, analfabetismo, inseguridad pública y millones de indígenas sumidos en la miseria extrema.

En fin tenemos un país cada vez más dependiente de los Estados Unidos y con una deuda externa e interna enorme. Por lo que este modelo económico está agotado, inmerso en una crisis permanente, la cual se agrava con la crisis mundial

Porque sus fuerzas productivas han dejado de crecer y las fuerzas destructivas se han incrementado (véase la destrucción de la naturaleza y los cambios climáticos, así como el deterioro y precarización de la fuerza de trabajo que se encuentra en situación de pobreza). Se requiere un cambio de modelo económico y que en su lugar se instaure un modelo de desarrollo económico sustentable, que priorice el bienestar de la población e implemente políticas sociales que garanticen el acceso al empleo digno, vivienda, salud y educación

A pesar de que se ha demostrado que el modelo económico neoliberal está agotado y que se encuentra en una crisis, el Gobierno Federal persiste en continuar con la misma política. Esta crisis económica se ha empatado con la crisis política que se abrió el 6 de julio del 2006, cuando el Presidente Felipe Calderón Hinojoza asumió el poder en diciembre del mismo año, con dudosa legitimidad, crisis política que mantiene polarizada y enfrentada a la sociedad mexicana, que no ha sido superada sino que ha llevado al deterioro institucional y se corre el riesgo de un estallido social.

Se propone una Reforma Democrática al Estado y que en su lugar se conforme un Estado Social que priorice el bienestar de la población, e implemente un Plan Nacional de desarrollo que fomente la industria y el campo agropecuario y una política de inversión en la creación de empleos productivos. Para ello se requiere invertir recursos suficientes en las universidades públicas y centros de investigación, para la creación de tecnología, para modernizar y actualizar la industria y agricultura del país.

*Secretaría de Trabajo y Conflictos Académicos

HEMEROGRAFIA CONSULTADA

La Jornada 13, 12, 23 de diciembre de 2009),(El Financiero 24 de diciembre de 2009), (La Jornada 20 de enero del 2010) y (La Jornada 2 y 13, 17, 20 y 25 de febrero de 2010).
Documento dirigido a los legisladores, partidos políticos, gobierno federal y gobiernos de los estados y municipios, por parte de académicos y profesores investigadores de la UNAM, UAM, IPN y la UIA, de los días 17 al 19 de marzo de 2008.
Rolando Cordera Campos y Carlos Tello, La Nueva Disputa Por la Nación, 2009.
Eugenio Anguiano Roch, Cuauhtémoc Cárdenas, Rolando Cordera, entre otros, “México Frente a la Crisis: 2009 Hacia un Nuevo Curso de Desarrollo” Documento elaborado por un grupo de trabajo de expertos en economía, política internacional, macroeconomía, política financiera y monetaria.