Arte y Cultura



LAS BIENALES DE POESÍA VISUAL
Y EXPERIMENTAL EN LA UNIVERSIDAD

César Horacio Espinosa V.

Desde sus primeras etapas, hacia finales de 1985 y principios de 1986, las Bienales de poesía visual y experimental en México se han escenificado en espacios de las universidades públicas del país, y destacadamente en la UNAM.

Su objetivo primordial ha sido, por un lado, implantar y difundir en el medio artístico mexicano la tradición y práctica del texto/acto sonorovisual poético -con antecedentes milenarios y expresiones en todos los movimientos de vanguardia del siglo XX-. Es decir, un conjunto multi/transdisciplinario y también de una verdadera sopa de letras en cuanto a corrientes que se entrecruzan, se entreveran (intertextuales), a herencias y herejías que siguen irradiando potencias creativas/transgresivas. Incluso en esta posmodernidad donde circulamos –neutros-, como fantasmas.

Así, como foco de atención y difusión, con una nutrida participación internacional -que ha oscilado en cada edición entre 150 y 300 autores- y una creciente presencia de artistas locales, la Bienal mexicana se consolidó como una de las más importantes de Latinoamérica.

Para esto, en 1985 se convocó a través de la red postal a la realización de la primera Bienal Internacional de Poesía Visual y Alternativa. La muestra inaugural se abriría en enero de 1986 en el centro cultural "Jaime Torres Bodet" del Instituto Politécnico Nacional. Luego vino un ciclo itinerante por la UAP –Puebla- y en la galería "Ramón Alva de la Canal" de la Universidad Veracruzana, en Jalapa. A su vez, la Segunda Bienal se inauguró en la Pinacoteca Universitaria de Puebla y de allí pasó nuevamente a la UV, en mayo y julio de 1987, en ambos lugares con intervenciones del Taller de Psicomúsica del Conservatorio Nacional de Música.

Luego pasaría por la biblioteca de la Universidad Autónoma de Nuevo León, en Monterrey, y posteriormente en la Galería Municipal de la ciudad de Mexicali, Baja California, así como en el campus de Calexico de la Universidad Estatal de San Diego, California, en EEUU. En esas ocasiones, además de la muestra de poesía gráfica internacional, hubo sesiones de poesía sonora y videopoesía, así como de radio-arte chicano de Guillermo Gómez Peña.

A su vez, la primera Sección Mexicana se abrió, en 1987, en la galería de la antigua Academia de San Carlos –Unidad de Posgrado de la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM-, con obras de 20 realizadores. Se mostraron trabajos en computadora, por Laura Elenes, y hubo acciones de tipo taller y performances con participación del público, coordinadas por el Taller de Psicomúsica del Conservatorio Nacional.

La tercera Bienal constó de seis exposiciones simultáneas en la Ciudad de México, correspondientes a secciones nacionales o regionales, como: Cono Sur de Latinoamérica -Uruguay, Argentina y Chile, curada por Clemente Padín y Jorge Echenique-, que se exhibió previamente en Montevideo, Uruguay; la sección de Estados Unidos, curada por Harry Polkinhorn -exhibida el año anterior (1989) en las instalaciones de la Universidad Estatal de San Diego, California-; en México, la muestra se montó en la galería "Adolfo Best Maugard" del Centro de Enseñanza para Extranjeros de la UNAM, con coordinación y museografía de la maestra Graciela Kartofel.

En TV-UNAM, bajo la responsabilidad de Araceli Zúñiga y Antonio del Rivero, se abrió dentro de la Bienal la videosala "Pola Weiss" –pionera del videoarte en México– con trabajos de autores de Italia, Portugal, México y EEUU, así como la exhibición del programa de televisión "Poesía visual: La experimentación visual poética en México", realizado por TV-UNAM. Tuvo lugar, además, el I Festival de Arte de Acción (Performance) y Poéticas Alternas, dentro del cual se efectuaron 10 sesiones públicas en espacios de la Universidad Nacional –ante estudiantes de comunicación y realizadores de la televisión universitaria.

Sin embargo, con la cuarta y quinta sería cuando se consolidó el proyecto como un espacio de reflexión y denuncia desde el arte ante los conflictos socio-políticos de Latinoamérica, con los proyectos realizados bajo el título de "Sud-Acá" en respuesta a la realización del “Quinto Centenario” de la irrupción europea a este continente que más tarde se llamaría América, en 1992. La muestra se presentó en Santa María La Rábida y en Madrid, España, durante ese año, y al siguiente en la Ciudad de México.

La quinta Bienal, en 1996, fue la primera que se efectuó en el Museo Universitario del Chopo. Llevó el título de “SUD-ACA = Chiapas = el sur en el norte”, en reclamo de una solución civil y política, no militar, al legítimo brote guerrillero-indígena escenificado en el estado de Chiapas, colindante con Guatemala.

Las actividades tuvieron lugar en los meses de enero y febrero de 1996, consistentes en cuatro exposiciones: una colectiva internacional, en el Museo Universitario del Chopo; una retrospectiva de 10 años de poesía visual en México, en el Centro Cultural Jaime Torres Bodet del IPN; una sección mexicana, en la antigua Academia de San Marcos (plantel Centro de la ENAP) y una muestra de libro alternativo, en el plantel Xochimilco de la ENAP-UNAM; hubo asimismo una muestra de videopoesía y arte en Internet en TV-UNAM.

Se celebró un homenaje a los pioneros latinoamericanos de la poesía visual y grandes amigos de la bienal mexicana: Clemente Padín, de Uruguay, que asistió personalmente; Edgardo-Antonio Vigo, de Argentina, y Guillermo Deisler, de Chile, entonces recientemente fallecido en el exilio y cuyo nombre se le dio a la bienal.

Asistieron artistas invitados de Europa, Sudamérica, EEUU y el Caribe, entre quienes estaban Dick Higgins, del movimiento Fluxus de Estados Unidos; Klaus Groh, de Alemania, Enzo Minarelli y Arrigo Lora Totino, de Italia, así como Giovanni Strada Da y Emilio Morandi con sus esposas y colegas Renata y Franca; Clemente Padín de Uruguay y Silvana Dabat de Argentina, el cubano Pedro Juan Gutiérrez y las puertorriqueñas Ivette Román y Frida Medín, quienes realizaron sesiones de performances y muestras de videoarte y videopoesía; un ciclo teórico de disertaciones y paneles, así como una acción callejera en el Centro Histórico de la ciudad con recitales de poesía y actividades con el público.

Como corolario de las actividades de la V Bienal fue suscrita una Declaración del Chopo internacional (ver al final). El documento se orienta a establecer las bases organizativas para la acción futura de los poetas experimentales, como la creación de un centro de operaciones que permita compilar, seleccionar, distribuir y difundir todo tipo de informaciones de su competencia. Sugiere también una encuesta sobre: “Las posibilidades futuras de la poesía experimental a la luz de los avances tecnológicos mediáticos del fin de siglo”*.

La VI Bienal, denominada Fractal-Global -Fractarte-98-, se realizó entre noviembre de 1998 a enero de 1999 en el Museo Universitario del Chopo, además de varias subsedes articuladas y simultáneas enlazadas a través de la red de comunicación electrónica Internet/e-mail, integrada por una sala virtual: Altamira, dirigida por el artista multimedia mexicano Juan José Díaz Infante, amén de las formas tradicionales de la poesía visual/experimental. También estuvo dedicada a conmemorar el centenario de Un golpe de dados… (1897) y la muerte de Stéphan Mallarmé (1898).

Se realizaron secciones nacionales y regionales de Sudamérica con exhibiciones previas en Uruguay y Argentina, con trabajos de 80 artistas y cuyos curadores fueron Clemente Padín, en Montevideo; Hilda Paz y Juan Carlos Romero, en Buenos Aires, y Graciela Gutiérrez Marx y Susana Lombardo, en La Plata, Argentina.

Dentro del marco de la VI Bienal y promovido por el Taller de Arte e Ideología se realizó el coloquio “Leticia Ocharán (1943-1997)” -cofundadora de las bienales de poesía visual-, bajo la coordinación del doctor Alberto Híjar y el poeta Roberto López Moreno.

Por último, en 2001, como la primera Bienal de Poesía Experimental del siglo XXI y la última con el formato de sus primeras siete ediciones, se realizó en México la temporada inaugural de la VII Bienal Internacional de Poesía Visual-Experimental, entre el 8 de noviembre y el 2 de diciembre, y en las instalaciones del STUNAM en abril de 2002.

Las actividades inaugurales se escenificaron en las instalaciones del Centro Nacional de las Artes y de la Escuela Nacional de Música, de la UNAM, con participación del poeta sonoro y teórico de la vanguardia experimental poética Dr. Klaus Groh, de Alemania; asistió también la artista brasileña Ana Aly, quien presentó obra plástica de poesía visual suya y de su esposo Philadelpho Menezes, finado el pasado año 2000 y en cuyo homenaje estuvo dedicada la VII Bienal; destacado teórico de la poesía experimental y creador del movimiento de Poesía Intersignos, así como un decidido colaborador de la Bienal mexicana.

Asistió también el representante de la agrupación Acción Urgente Mail Art (AU-MA), Elías Adasme, de Puerto Rico, que presentó una edición especial hecha con motivo de la VII Bienal y sustentó una plática sobre el arte-correo y las poéticas de resistencia.

Se presenciaron actuaciones de artistas mexicanos que cultivan la poesía y la experimentación sonora, como Hebe Rosell, Manuel Rocha y Guillermo Briseño, además de la escultura cinética “Sonoter” de la maestra Pilar Vidal, la cual integra disciplinas plásticas, musicales y terapéuticas; se realizó la presentación del Manifiesto Conceptual por parte del crítico de arte Carlos-Blas Galindo y la artista plástica Iris México, y tuvo lugar un performance de Miguel Ángel Corona dedicado al festejo conmemorativo del músico-poeta mexicano Agustín Lara. Además, en las instalaciones de TV-UNAM se montó una muestra fotográfica de Gilia González de la Torre.

Por otra parte, dentro de un enfoque que abarcara al arte literario en su forma más amplia, se realizaron lecturas de textos de los integrantes de la Escuela de Escritores “Ricardo Garibay” de la SOGEM en el estado de Morelos y de la propia SOGEM (Sociedad General de Escritores de México) en la Ciudad de México, así como de escritores de Ciudad Nezahualcóyotl (“milagro” urbanístico conurbado con la capital del país).

Una segunda etapa se celebró en la ciudad de Cuernavaca, en el estado de Morelos colindante con la Ciudad de México, bajo los auspicios del Instituto de Cultura estatal y la Escuela de Escritores “Ricardo Garibay”, dentro del II Festival de Instalación y Performance en las áreas de exposiciones del Jardín Borda de dicha ciudad.

La exposición de poesía visual incorporó los trabajos plásticos de Poesía Intersignos de Ph. Menezes y A. Aly, como se dijo antes, así como una muestra conmemorativa-antólogica del Movimiento del Poema Proceso brasileño, curada por Neide Días de Sá y Álvaro de Sá (†2001, Río de Janeiro), y la exposición similar V+V LO VERBAL Y LO VISUAL EN EL ARTE URUGUAYO, curada por Clemente Padín, aunque no fue posible desplegarlas completas por limitaciones de espacio y habrán de ser exhibidas en otros lugares de México.

A pesar de constituir la única bienal artística internacional que tiene México actualmente, en un país con economía aún en crecimiento cero resulta entendible, aunque no admisible, que las entidades oficiales de auspicio cultural hayan mostrado grandes reticencias para otorgar un apoyo financiero o material efectivo. Por ello no fue posible aumentar el número de invitados del exterior, ni dotar al Premio de Poesía Experimental “Germán List Arzubide”, o la edición de la antología enciclopédica de las siete bienales, que está preparada y lista para imprimirse.

Reunificación: arte para tiempos de guerra

Con el final del siglo XX e inicios del nuevo siglo, en el marco de la operante globalización tecnológica, financiera y cultural, se vive también el llamado declive de los paradigmas o los metarrelatos, lo que trae consigo una marcada despolitización entre los pueblos y las nuevas generaciones. Aunque también presenciamos el repunte de posturas nacionalistas y brotes de fundamentalismos y neofundamentalismos que abren los escenarios para el terrorismo y la nueva “guerra preventiva” del renacido Big Brother George Bush II. Vivimos los tiempos de la guerra global: de la ultraderecha estadunidense contra el mundo entero.

En tal contexto crítico –de guerra permanente para el nuevo siglo–, es decisivo el papel a jugar por los sistemas de democratización y concientización en el terreno del arte y la cultura. Debe superarse el panfletismo y la retórica grandielocuente, pero es urgente que la gente conozca los hechos del neovandalismo ultratecnificado (recuérdese el Museo y la Biblioteca de Irak, devastados y saqueados impunemente) por mecanismos distintos a los grandes medios de editar y predigerir las noticias y los acontecimientos según los dictados del Pentágono.

Ese es el papel a seguir por los circuitos que han creado los artistas mismos, como es el caso del arte correo y de muchos de los artificios de la nueva tecnología digital electrónica, generada en innumerables laboratorios de los propios artistas. Los preceptos básicos del arte-correo, que aparecieron al parejo del diseño de la red descentralizada del Internet y la supercarretera de la información, sin lugar a dudas deben ser retomados y circular ahora por las venas abiertas de la globalización, que finalmente no es monopolio exclusivo de los grandes financieros y estrategas neoliberales, sino un canal abierto para la voz del común de la gente y los artistas como sus voceros.

Abordar este panorama de crisis y emergencia –de bifurcación, vórtice y autopoiesis, en la tesitura de las teorías del caos y la complejidad– hará preciso avanzar a grandes marchas para una redefinición a fondo de las concepciones sobre el arte y la creatividad libre. No es hora de proseguir las viejas discusiones del vetusto mundo del arte: “galeros”, marchands, subastas y especulaciones, pertenecientes a una visión exclusivista que está quedando como una reliquia arqueológica para coleccionistas.

Habrá que diseñar las nuevas rutas, nuevas formas de pensar y proyecciones para el trabajo innovativo del espíritu en los tiempos de la robotización y de la información en implosión exponencial. De otra forma, se nos viene encima el tecnoterrorismo de una sola potencia y un solo pensamiento sobre el mundo en glaciación entrópica. Con Poe, vale afirmar: nunca jamás.

DECLARACION DE "EL CHOPO" 1996
V Bienal Internacional de Poesía
Visual/Experimental (Formas PIAS)
"Guillermo Deisler" (Chile, 1940-1995)

Los participantes en la V Bienal Internacional de Poesía Visual/Internacional (Formas PIAS) consideran que la poesía visual y experimental se renueva periódicamente para reflejar la sensibilidad de su época y, en relación al futuro y a la necesaria ampliación organizativa a que nos obliga la permanente renovación de sus medios, sobre todo los generados en la industria de la comunicación:
Declaran su aspiración a ver concretada una base de operaciones que asegure a todos los cultores de la poesía experimental el almacenamiento, distribución, selección y difusión de cuanta información verse sobre los asuntos de su concernencia. En este sentido, sugieren a la Asociación Poesía Vixual-México/ Internacional que tome a su cargo la tarea de instituir una base de datos electrónica que recoja dicha información, la seleccione y la distribuya a sus integrantes por vía de Internet y otros medios.

Sugieren también que dicha Asociación proponga nombres de poetas experimentales para la constitución de un comité internacional organizativo de las futuras bienales. Y que proponga sus atribuciones y deberes.

Saludan fraternalmente a los poetas uruguayos y argentinos, les felicitan por la iniciativa de instaurar un encuentro internacional de poesía experimental y les sugieren llevar a cabo una encuesta, previa al encuentro, sobre el tema: "Las posibilidades futuras de la poesía experimental a la luz de los avances tecnológicos mediáticos del fin del siglo", no sólo a instancias del puro saber sino también con el objeto de abrir a todos la opción de utilizar esos medios y conocer la situación en la cual se encuentran tales investigaciones.

Y declaran, finalmente, su deseo de que toda la comunidad de poetas experimentales del mundo vaya generando, desde nuestra cercanía con la palabra en sus múltiples dimensiones, la posibilidad de que todas las mujeres, todos los hombres, todos los niños, todos los jóvenes, puedan expresarse dentro de la perspectiva infinita y cotidiana de la re/creación y preservación de nuestro entorno global, convencidos de que a través del diálogo irrestricto y sin exclusiones es como florece la comunicación genuina y la paz.

Ciudad de México, 20 de enero de 1996.

Firman:

DICK HIGGINS/ E.U.A.
CÉSAR ESPINOSA/México
BRYAN MC HUGH/E.U.A.
ARRIGO LORA TOTINO/Italia
EMILIO MORANDI/Italia
GIOVANNI STRADA DA/Italia
ADRIANA ESPINOSA/México
RENATA STRADA DA/Italia
DR. KLAUS GROH/Alemania
CLEMENTE PADIN/Uruguay
ENZO MINARELLI/Italia
ARACELI ZUÑIGA/México
IVETTE ROMAN/Puerto Rico
PEDRO JUAN GUTIERREZ/Cuba
FRIDA MEDIN/Puerto Rico
FRANCA MONZANI MORANDI/Italia
MIGUEL ANGEL CORONA/México
SILVANA DABAT/Argentina
AURORA BERLANGA/México