Libros

Reflexionar y difundir la obra de Pierre Bourdieu.

Reseña del libro: “Pierre Bourdieu. Campos de conocimiento: Teoría social, Educación y Cultura.”

Roberto Lozano Camargo*

Este libro fue coeditado por el Centro de Investigaciones Humanísticas de la Facultad de Humanidades de la Universidad Autónoma de Chiapas y por el Centro de Estudios Básicos en Teoría Social de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

El libro tendría que llevar como subtitulo “Reflexionar y difundir la obra de Pierre Bourdieu”, ya que la mejor manera de homenajear a este grandioso y reconocido científico social francés es ésta. 20 autores con diversas formaciones académicas y diversas preocupaciones en torno al mundo social, analizan, discuten y critican las aportaciones y análisis que Bourdieu realizo en tres campos de conocimiento: La Teoría Social, La Educación y la Cultura. El libro puede ser la mejor manera de introducirse a la compleja y diversa obra de Pierre Bourdieu.

Si alguien me pregunta ¿Por qué es importante leer este libro? ¿Cuáles la importancia de la obra de Bourdieu? Yo respondería en tres sentidos.

1. Desencanto y desfatalización

La lectura de sus obras nos puede ayudar a interpretar al mundo social con una nueva visión, “la visión científica de la realidad social”. ¿Cómo lo hace? Como bien lo explica Victoire Bidegain en una breve reflexión incluida en este libro(1), la lectura de la obras de Bourdieu nos lleva al “desencanto” del mundo social y de las sociedades “porque nos muestra a las sociedades como son y no como se cree que son”(2) y al mismo tiempo nos lleva a la desfatalización “porque explica que nunca la suerte está echada, que se puede actuar para transformar las relaciones sociales y la vida de los hombres”(3)

Desencanto y desfatalización, ¿respuestas fáciles? Para nada, pues a la pregunta ¿los seres humanos pueden cambiar la realidad social y las relaciones sociales?, Bourdieu responde afirmativamente. Pero después él mismo nos enfrenta a otras cuestiones: ¿Cómo se transforma la realidad social? ¿En qué sentido ocurre esta transformación? ¿Para quién y por qué?

La obra de Bourdieu nos permite enfrentar las problemáticas básicas, metodológicas y analíticas, que atañen no solo a la sociología sino a todas las ciencias sociales: la relación individuo y sociedad, acción individual y estructuras sociales, “interiorización de lo social-lo social objetivado en las practicas, etc.”(4) Como bien nos explica Josefina Granja Castro en su articulo “El pensamiento Sociológico de Pierre Bourdieu…”(5), estas problemáticas básicas nos han sido planteadas como “dicotomías irresolubles” y frente a esta posición, Bourdieu ofrece su Propuesta Teórica: Estructuralismo Constructivista. El Estructuralismo Constructivista, explica Josefina Granja, fusiona los dos paradigmas básicos de la sociología y de las ciencias sociales: las posiciones estructuralistas y las posiciones subjetivistas. Existe una sobredeterminación, entre las estructuras objetivas del mundo social y las representaciones y esquemas de percepción y acción de los agentes.

De aquí se desprende, que los conceptos más importantes de la obra de Bourdieu son: las nociones de campo, habitus y capital.

2. La propuesta teórica de Bourdieu.
Estructuralismo constructivista.

HABITUS.

Para introducirnos a la compresión de este concepto, es muy útil leer el artículo “Notas sobre el examen de la acción social en el Pensamiento de Pierre Bourdieu” escrito por Margarita Favela Gavia. La pregunta central de este artículo es “¿Qué motiva la acción humana?”. Ante esta pregunta, explica Margarita Favela, Bourdieu ofrece la Teoría Estructural de la Acción Practica, en la cual se establece que hay una relación dialéctica entre subjetividad-objetividad y voluntarismo-determinismo, esto se sintetiza en la relación dialéctica básica, individuo-sociedad.

A partir de esta última se explica que la realidad social existe dentro y fuera del individuo. Lo que significa que los seres humanos, a través de los proceso de vida y socialización, adquirimos habilidades culturales y una identidad social de un grupo o una clase social; estos dos elementos son los que conforman el Habitus.

En este concepto, encontramos dos supuestos clave, que establecen que las estructuras sociales objetivas tienen consecuencias subjetivas y que el mundo social es construido por los actores individuales. La influencia de las estructuras sociales objetivas no determina totalmente las conductas individuales, pues hay un cierto grado de libertad donde el habitus de clase interactúa con la voluntad y en algunos casos con la conciencia del individuo.

Los seres humanos aprendemos de diversas maneras y grados ¿qué es la sociedad? y ¿cómo actuar en ella? Esto se hace por medio de la interiorización inconsciente de lo que es posible y lo imposible “para mí como individuo” dadas las condiciones y circunstancias en las que vivo dentro de la sociedad. La acción social del individuo, en la sociedad, se conforma con tres elementos, que son el tiempo cronológico, la estrategia y el conocimiento práctico de posible y lo imposible según las condiciones y circunstancias sociales.

El Habitus significa la asimilación e interiorización de nociones sociales y culturales que se convierten en: hábitos y esquemas de pensamiento, percepción y acción. El habitus tiende a definir la percepción de oportunidades de éxito o fracaso, con referencia a lo que los individuos aspiran y lo que en realidad hacen en la sociedad. En síntesis, el habitus moldea la acción individual para cada uno de los individuos de una misma clase o grupo social, lo que tiende a reproducir la división de clases sociales establecidas en la sociedad. A lo que aspiro en la vida y lo que hago en la sociedad, siempre tendrá como referencia el grupo social al que pertenezco.

Para introducirnos al análisis de los conceptos capital y campo, es muy útil la lectura de los artículos “Producción simbólica y poder”, escrito por Carlos Castro, y “Del Constructivismo de Bourdieu al Construccionismo de Piaget: En torno a las políticas educativas aplicadas a los pueblos indígenas de México”, escrito por Daniel Gutiérrez. En ambos artículos se explican y emplean los elementos básicos de la teoría de Bourdieu. En el escrito de Carlos Castro se comprende mejor el concepto capital. En el escrito de Daniel Gutiérrez se comprende mejor el concepto de campo.

CAPITAL

Carlos Castro nos explica que la dimensión simbólica y política (no material) de la realidad social, es una manifestación relacionada con los aspectos materiales, económicos y políticos de la vida social. El poder material está relacionado con las manifestaciones del poder simbólico. El análisis que se puede hacer del poder simbólico debe centrar su atención en la interacción de los agentes sociales y de las instituciones en los espacios sociales y en los campos. La interacción de los agentes y de las instituciones es conflictiva, pues todos luchan por mantener o alcanzar posiciones diversas en el espacio social y los diversos campos de acción.

En la sociedad y en los diversos campos de acción de la sociedad, los individuos y las instituciones existen y subsisten por medio de la diferenciación relativa de sus posiciones. Cada individuo y cada institución ocupan diversas posiciones en la sociedad y estas posiciones dependen de la acumulación de distintos tipos de capital. Desde la propuesta teórica de Bourdieu, el capital puede ser entendido como un conjunto de factores materiales y simbólicos, un conjunto de recursos y poderes utilizables en la sociedad y en los campos de acción social. Castro nos explica esto como:

“…el principio generador de las diferencias en el espacio social, (que es una estructura de diferencias) no es más que la estructura de la distribución de las formas de poder, o de las especies de capital eficientes en el universo social, donde el capital es una forma objetivada de poder.” (6)

A partir de las formas de capital que un individuo posee, se determina la identidad social del individuo y del grupo o clase social al que pertenece. En la sociedad y en los campos de acción el individuo pertenece o a la clase dominante o a la clase dominada. Claro que esto tiene sus diversos matices y explicaciones.

¿Cómo puede manifestarse el poder simbólico? Castro nos explica que una de las formas en que puede manifestarse es a través del lenguaje y del habla. El poder simbólico del lenguaje y del habla tiene que estar apoyado en toda la estructura social, estructuras mentales, en las cuales inconscientemente se acepta que el que habla lo hace con la autoridad del capital acumulado y de las posiciones que este le otorga dentro de la sociedad y los campos de acción.

“aquel que ejecuta el habla, asume la autoridad de la institución que le otorga el derecho de hablar y la obligación de callar, como expresión de poder legítimo sustanciado por elementos simbólicos” (7)

Esto se puede ejemplificar en un salón de clases, cuando el maestro entra al salón y cierra la puerta, los alumnos se disponen a escucharlo y ponen atención a lo que el maestro dice y a lo que les pide que hagan; generalmente los alumnos obedecen o por lo menos permanecen sentados. El maestro utiliza una especie de “fuerza mágica a distancia” por medio de la cual es obedecido. Si tratamos de explicar esto de manera consciente se puede decir que obedecemos al profesor porque él representa a una institución jerarquizada, de la cual nosotros como alumnos formamos parte, donde el maestro decide y ordena, aprueba o reprueba. El maestro domina y el alumno es dominado.

CAMPO.

Daniel Gutiérrez nos explica que desde la perspectiva de la propuesta teórica de Bourdieu, la sociedad puede ser comprendida como un espacio social conformado por diversos campos de acción. Estos campos están relacionados entre si de manera conflictiva. La sociedad es un espacio de lucha y confrontación, la sociedad es compleja y conflictiva.

Los campos de acción social son microcosmos sociales relativamente autónomos, espacios de relaciones objetivas con una lógica y necesidad irreductibles y diferentes en cada campo particular. Los campos de acción social son los ámbitos en los cuales actúan y se desenvuelven los seres humanos. Existe el campo social, el campo político, el campo económico, el campo cultural, el campo simbólico etc. Gutiérrez nos explica que la posiciones de los agentes dentro de los campos de acción social, guarda una relación homologa con respecto a la estructura social.

Lo que significa que los dominantes en un campo en particular, son los que pertenecen a las clases sociales dominantes en la estructura social en general. En cada contexto histórico y geográfico varia la especificidad de los campos que rigen y determinan el predominio de ciertos valores y comportamientos. Analíticamente la sociedad puede ser descrita en estos términos:

“Así encontramos una sociedad jerarquizada en su exterior a partir del peso que pueda tener cada campo en cada sociedad, y una sociedad jerarquizada en el interior de estos campos a través de la acumulación de capital.” (8)

En el interior de cada campo los agentes luchan entre si por alcanzar posiciones de poder y dominio sobre otros agentes. Es un juego de lucha de fuerzas donde:

“Las estrategias de los jugadores van a depender del volumen del capital, de su estructura, y del objetivo del juego. Los individuos que dominan van a optar por una actitud de conservación. Pero los jugadores también pueden buscar transformar las reglas del juego, desacreditando por ejemplo el tipo de capital sobre el cual se apoya la fuerza de su adversario, es lo que se llama estrategias de subversión” (9)

3. Bourdieu revoluciona la manera de ver la educación.

En el artículo “Bourdieu y la Educación como campo de investigación.” Carlos Gallegos y Yolanda Paredes nos plantean una magnifica pregunta “¿Por qué ocuparnos en reflexionar y difundir la obra de Pierre Bourdieu”. Los autores nos explican a grandes rasgos las principales líneas de investigación del trabajo de Bourdieu. Estas son: la Teoría Social, La Metodología de la Investigación y la Sociología Política de la Educación. En la Sociología Política de la Educación, es donde quiero centrar mi atención. En este artículo se expone que las preguntas fundadoras del trabajo de Bourdieu son:

“1. ¿Cómo están estructuradas –económica y simbólicamente– la reproducción y la diferenciación social? 2. ¿Cómo se articulan lo económico y lo simbólico en los procesos de reproducción, diferenciación y construcción del poder”.” (10)

Además, también se explica que Bourdieu recupera de Marx, implícitamente, la noción de división de clases en la sociedad y de lucha de clases sociales, para de ahí explicar que las clases se identifican por su lugar en la producción, por la propiedad de diversos tipos de capital, por su consumo simbólico y su manera de usar los bienes simbólicos como expresión de poder. “¿Cómo asume esto?” Lo hace por medio del concepto campo de producción o campo de acción social, el cual puede sintetizarse como un “Sistema de Relaciones de Fuerza y Poder” Esto último, Bourdieu lo recupera implícitamente de Gramsci.

En el artículo se explica, que la sociedad es un sistema conducido de acuerdo al habitus (patrón cultural e ideológico de un grupo) de diversos grupos y clases sociales. De acuerdo a las posiciones de los agentes y las instituciones, es como estos actúan y realizan sus proyectos en la sociedad y en los campos de acción social. Los agentes dominantes optaran por las estrategias conservadoras, para preservar el poder de dirección y el orden establecido. Los agentes dominados pueden optar por la pasividad y no cuestionan al poder dominante o por las estrategias de subversión, luchando por restar legitimidad al poder dominante, y por cambiar el orden establecido.

En los campos social, político y económico, lo que esta en disputa es el control del Estado. A través del Estado los grupos y clases conservadoras tienden a producir su propia reproducción social y por tanto su visión de “cómo tiene que ser el mundo”, es decir mantener una sociedad escindida en clases. El instrumento privilegiado para asegurar que este orden establecido continúe reproduciéndose es la Escuela. Sin embargo los agentes y grupos subversivos también luchan por obtener el control del Estado, y establecer “su visión del mundo.

En palabras de los propios autores, Bourdieu: “…revoluciona la manera de ver la educación”(11) pues a partir de su propuesta teórica, el Campo de la Educación se analiza como un hecho social y político. Se explica que en las obras “Los herederos” y “La reproducción” Bourdieu establecía que, contrario a lo que se piensa, la escuela y la educación como han funcionado hasta la actualidad, no es un instrumento para resolver las desigualdades sociales entre los individuos, no sirve para dar cultura para todos. Los sistemas educativos eliminan a los hijos de las clases desfavorecidas, contribuyendo a reproducir la desigualdad social.

Sin embargo esto no significa que la Escuela no sea un espacio de lucha, pues dentro de ella ocurren tensiones y conflictos, pues hay individuos y grupos que se resisten a la dominación y la cuestionan la dominación. Hay agentes subversivos y hay agentes conservadores que intentan controlar la subversión. En la escuela los seres humanos adquirimos conocimientos que pueden ser el factor de cambio y transformación del orden social.

“De esta manera, la escuela transforma su función reproduccionista para situarse como un espacio de lucha social, de legitimación del orden o de la subversión del mismo. El conocimiento y las prácticas de apropiación de este espacio son las formas que asume la lucha social.”(12)

En la realidad social nunca nada es para siempre, pues siempre habrá espacio para la acción libre y conciente de los seres humanos.

La importancia de la propuesta teórica de Bourdieu, es que nos permite romper con visiones “meramente técnicas” acerca de las ciencias sociales, donde se pretende que el científico social se convierta en una especie de “ingeniero social” que no se cuestiona acerca de las historicidad del campo de acción social donde se desenvuelve y tampoco se cuestiona acerca del sentido de su actividad, del ¿por qué? y ¿para qué? “¿Para quién se trabaja?”

Para tener una visión científica de la realidad social, Bourdieu le exige al científico social “romper con el sentido común, las apariencias y la inconsciencia”. Como científicos sociales, tenemos que ser concientes y cuestionarnos acerca del sentido de nuestra actividad, así mismo tenemos que comprender y recordar constantemente que el campo de las ciencias sociales, es un espacio social conflictivo de luchas por poder y capital de diversos tipos, donde los agentes, las instituciones y las prácticas, sustentan y dan sentido a proyectos. Estos proyectos pueden ser “proyectos conservadores” que tienden a reproducir una sociedad estructurada e escindida en clases sociales, a mantener el statu quo. O pueden ser “proyectos subversivos” que tienden a intentar cambiar el statu quo y a la sociedad en su conjunto. De tal modo que a través de la obra de Bourdieu podemos constatar que no existe “la ciencia por la ciencia”. La actividad científica es una forma de percibir el mundo, de asimilar y construir conocimiento y a través de ese conocimiento, lograr que el mundo siga funcionando como funciona, o transformar al mundo para que funcione de otra manera.

Como estudiante de ciencia política, la importancia que yo encuentro en la obra de Bourdieu, es que no permite introducirnos en la lógica de la construcción y el cambio del poder político y social. Todos los seres humanos participamos en la construcción del poder político y social, algunos de manera inconsciente y otros de manera conciente, algunos son los dominantes y otros somos dominados. En la lógica del cambio social intervienen diversos factores, entre ellos los seres humanos tenemos un habitus arraigado, que en cierta forma viene a determinar lo que pensamos, lo que queremos y lo que hacemos, por lo cual es difícil, pero no imposible, que los que seres humanos que somos dominados por el poder político y social, pasemos de una actitud pasiva y obediente, que no cuestiona, que “acepta el mundo por dado”, a una actitud activa y constructiva, que lee, que profundiza en el conocimiento y que cuestiona a las razones del poder establecido.

Una de las formas en que se manifiesta la lucha de las clases sociales es por medio de la educación y el conocimiento, que nos puede llevar de la inconsciencia a la conciencia, quizás esa sea la revolución social que más pueda arraigar en las sociedades humanas, por que es una revolución que comienza desde el interior de nuestra mente. Pero como diría Shakespeare, “la razón es una arma de dos filos, ya que puede servir para construir pero también para destruir”.

* Estudiante de quinto semestre de la carrera Ciencia Política.

NOTAS
1. BIDEGAIN, Victoire, La recepción de Bourdieu en Francia.
2. Idem Pág. 22.
3. Idem Pág. 22.
4. GRANJA, Josefina, El pensamiento Sociológico de Pierre Bourdieu: sus aportaciones al análisis de la educación. Pág. 109.
5. Idem.
6. CASTRO, Carlos, Producción simbólica y poder. Pág. 52.
7. Idem. Pág. 55.
8. GUTIÉRREZ, Daniel, Del Constructivismo de Bourdieu al Construccionismo de Piaget: En torno a las políticas educativas aplicadas a los pueblos indígenas de México. Pág. 74.
9. Idem. Pág. 76.
10. GALLEGOS, Carlos, PAREDES, Yolanda, Bourdieu y la Educación como campo de investigación.
11. Idem. Pág. 121.
12. Idem 123.