legado5-2
 
     Abril 2006                                                                          No. 5
 
 

 

Los trabajadores de la UNAM y su incorporación al ISSSTE
(Cronología 1938-1960)

Alberto Pulido A.

Introducción

La lucha de los trabajadores de la UNAM para que fueran reconocidos sus derechos a gozar de servicios médicos, casas habitación, préstamos a corto y mediano plazos, jubilaciones y pensiones y otras prestaciones sociales que en los tiempos actuales nos viene otorgando el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado (ISSSTE), se prolongó por más de 20 años, desde que en 1938 el STUNAM logró que 11 médicos generales y de diversas especialidades otorgaran de manera gratuita servicios médico a los trabajadores. Pasando por las peticiones que hiciera el representante de los trabajadores en el Consejo Universitario, Roberto Ramos Vigueras, para que se incorporara a los empleados universitarios al régimen de pensiones civiles de México y, por último, su incorporación definitiva a lo que hoy es el ISSSTE.

Este reconocimiento no fue una concesión gratuita. Fue resultado de peticiones, entrevistas, respuestas burocráticas, intermediaciones de otras organizaciones y personajes de la política de aquellos años. En un principio eran médicos auspiciados por el STUNAM los que dieron esos servicios médicos a los trabajadores. Posteriormente fueron otorgados por el llamado Centro Médico Universitario, cuando fue construida la Ciudad Universitaria.

A esos dos antecedentes le siguieron creaciones de seguros de vida y la obtención de otras prestaciones sociales que a petición sindical y de consejeros universitario, fueron otorgadas por varios rectores en diversos momentos históricos de la UNAM. Pero las conquistas más sonadas y que representaron en sus tiempos importantes avances fueron, sin duda, primero el ingreso al régimen de pensiones civiles y posteriormente al ISSSTE.

La presente cronología nos ofrece los hitos de la historia concreta y sirve de sustento a la publicación, por primera vez, de varios documentos históricos que aparecen en este número de Legado Sindical.

Estos fueron los hechos

12 de agosto de 1925. Se crea la Dirección de Pensiones Civiles. Durante la presidencia de Plutarco Elías Calles se creó la Ley de Pensiones Civiles y quedó constituida la Dirección de Pensiones Civiles, antecedente del actual ISSSTE. En el Artículo 4 de esa Ley se garantizaban las pensiones a los trabajadores al servicio del estado.

Junio de 1938. Se elige consejero a Roberto Ramos. Los trabajadores Roberto Ramos Vigueras de la Biblioteca Nacional y Miguel C. Barranco de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales fueron electos consejeros propietarios de los trabajadores universitarios ante el Consejo Universitario (CU). El primero obtuvo el ingreso de los empleados de la UNAM al Régimen de Pensiones Civiles.

11 de octubre de 1938. Servicios médicos gratuitos para trabajadores. El Comité Ejecutivo del primer STUNAM, encabezado por Luis Santos Orlaineta, consiguió que varios médicos proporcionaran servicios médicos gratuitos a los trabajadores. Lo dio a conocer mediante el siguiente texto:
“Este sindicato, atento sólo a ayudar a todos los compañeros en sus necesidades y ajeno por completo a egoísmos mezquinos, ofrece a su vez estos servicios a todos los empleados y obreros de la Universidad, ya sean sindicalizados o no…” (Archivo Pulido A. de Sindicalismo Universitario)

21 de enero de 1946. Se solicita la creación de una Dirección de Pensiones en la UNAM. Mediante un oficio avalado por varias decenas de firmas de trabajadores de la Biblioteca Nacional que Roberto Ramos dirigió al Rector de la UNAM, licenciado Genaro Fernández Mac Gregor, se solicitaba que la propia institución “cree una Dirección de Pensiones de Retiro para los empleados de la Universidad Nacional de México”, la cual sería “manejada bajo la exclusiva responsabilidad de las autoridades universitarias”. En la misma petición se proponía que “para iniciar el fondo de la Dirección de Pensiones, la universidad le otorgue $100 000… que se instituya el préstamo a corto plazo y el hipotecario…” (Archivo Pulido A. de Sindicalismo Universitario)

22 de enero de 1946. Se pide el apoyo del Consejo Universitario. Roberto Ramos y los trabajadores de la Biblioteca Nacional pidieron al apoyo de los miembros del CU: “…esperamos encontrar el apoyo de ustedes… a nuestra petición de todos los empleados de la Universidad, pues tratándose de una causa justa, creo que las autoridades la aprobarán” (Archivo Pulido A. de Sindicalismo Universitario).

-Ramos solicita el respaldo del STUNAM. Ese mismo día, Ramos solicitó al STUNAM: “… haga las gestiones necesarias a fin de que tenga éxito nuestra proposición, ya que se trata de un beneficio social, que es una de las razones de la existencia del sindicato” (Oficio dirigido por Roberto Ramos al Sr. Hugo Martínez Moctezuma, Secretario General del STUNAM. Archivo Pulido A. de Sindicalismo Universitario).

7 de septiembre de 1946. Ramos pide al Presidente de la Republica incorpore a la UNAM al régimen de pensiones. Roberto Ramos solicitó al Presidente Manuel Avila Camacho que fueran sean incorporados los trabajadores de la UNAM al régimen de Pensiones Civiles:

“Confiamos en que usted que ha tomado especial empeño en modificar la Ley de Pensiones y extender sus beneficios al mayor número de personas, considere la justicia que nos asiste, y dicte las medidas necesarias para reparar el mal que se nos ha hecho y evitar el que nos pueda hacer en el futuro…” (Oficio de Roberto Ramos dirigido al Presidente de la República. Archivo Pulido A. de Sindicalismo Universitario)

2 de mayo de 1949. Piden al rector que interceda ante el Presidente. El llamado Comité Central pro Régimen de Pensiones para la UNAM, presidido por Roberto Ramos y que tuvo su sede en la Biblioteca Nacional, solicitó a Luis Garrido, rector de la UNAM que intercediera ante el Presidente de la República para que:

“…acogiéndonos al Art. Primero de la Ley de Pensiones Civiles, promulgada el 31 de diciembre de 1948 en vigor, se sirva usted gestionar ante el C. Presidente de la República, la incorporación de todos los servidores de la Universidad… la Universidad se descansaría de un compromiso moral y material” (Oficio dirigido al rector de la UNAM por el Comité Central pro…, Archivo Pulido A., de Sindicalismo Universitario).

6 de noviembre de 1949. Ramos solicita entrevista con el Director de Pensiones. El consejero Roberto Ramos mediante un oficio solicit´p una entrevista al licenciado Esteban García de Alba, Director de Pensiones Civiles, a fin de sustentarle la petición de incorporación de los trabajadores de la UNAM al régimen de pensiones civiles:

“Se me ha propuesto a la vez, solicitar de usted una audiencia con asistencia de un nutrido número del personal universitario para tratar sobre el mismo asunto…” (Oficio de Roberto Ramos dirigido al Director de Pensiones Civiles. Archivo Pulido A., de sindicalismo universitario)

23 de noviembre de 1949. Se dan a conocer los requisitos para ingresar a pensiones. Al dar a conocer Roberto Ramos su informe de la entrevista que tuvo con García de Alba, hace un recuento de los requisitos que se deben cubrir para este posible ingreso: “la universidad tiene que hacer una aportación de 5.50% sobre los sueldos de los trabajadores y estos, otro tanto igual sobre sus emolumentos”; estas exigencias se encontraban plasmadas en los artículos 24 y 25 de la entonces Ley de Pensiones Civiles (Oficio de Roberto Ramos dirigido al Directorde Pensiones Civiles. Archivo Pulido A.).

19 de abril de 1950. Se turna la petición a otra instancia. García de Alba informó a Roberto Ramos que su petición de incorporación a pensiones ya fue turnada para su estudio a la Junta Directiva de Pensiones Civiles, la cual debería resolver el asunto (Oficio de Roberto Ramos dirigido al Director de Pensiones Civiles. Archivo Pulido A., de sindicalismo universitario).

19 de mayo de 1950. Ramos una vez más pide respuesta a su petición. En un oficio dirigido a García de Alba, Roberto Ramos manifiestó: “…ruego a usted de la manera mas atenta, se sirva comunicarme lo que la H. Junta Directiva y usted hayan resuelto…” (…) “Espero su valiosa cooperación como universitario, para ayudar a resolver este problema a nuestra Casa de Estudios” (Archivo Pulido A. de sindicalismo universitario).

7 de julio de 1950. La petición ahora se turna al jurídico. Después de conocer el acuerdo de la Junta Directiva de mandar su petición al Departamento Jurídico de Pensiones, Ramos le contestó al Director de Pensiones: “Como han transcurrido más de dos meses y medio y no hemos tenido noticias sobre nuestra instancia, le ruego a usted… se sirva comunicarme el resultado del estudio y dictamen, para así poder hacerlo del conocimiento de mis representados, quienes me están urgiendo noticias” (Oficio de Roberto Ramos dirigido al Director de Pensiones Civiles. Archivo Pulido A. de sindicalismo universitario).

8 de agosto de 1950. Ramos pide a la Universidad la firma de un Estatuto. Al no tener reconocimiento laboral los trabajadores en la UNAM, Roberto Ramos hizo llegar a las autoridades universitarias un proyecto de Estatuto de los Trabajadores Administrativos, el cual estaba contemplado en la Ley Orgánica de la UNAM, como regulador de las relaciones laborales y que hasta ese momento no había sido instituido.

Este día, Juan José González Bustamante, Secretario General de la UNAM contestó a Roberto Ramos lo siguiente: “…lo he turnado para su estudio al señor licenciado Alfonso Herrera Gutiérrez, quien como usted sabe ha sido designado por el señor rector para hacer el estudio de referencia” (Oficio del Secretario General de la UNAM dirigido a Roberto Ramos).

17 de noviembre de 1951. Nuevo Comité Ejecutivo en el STUNAM. Cornelio Rosas Aceves resultó electo como Secretario General del STUNAM. Su elección produjo una serie de protestas de varios trabajadores, entre éstos de Roberto Ramos.

19 de noviembre de 1951. Después de 22 años de ser sindicalista, Roberto Ramos renuncia al STUNAM. El consejero universitario Roberto Ramos Vigueras renunció al STUNAM: “Sírvase aceptar esa agrupación mi renuncia irrevocable, no obstante haber sido fundador y miembro de ella, desde 1929”. Se quejó “Por la ilegalidad en la votación para nombrar Comité Ejecutivo… prueba de ello es que no se hizo la declaración de triunfo, ni tomaron posesión de sus puestos el que se dice Comité Ejecutivo electo” (Boletín número 4 de Roberto Ramos. 19 de noviembre de 1951. Archivo Pulido A. de sindicalismo universitario).

26 de noviembre de 1951. Se pide claridad al Presidente. Roberto Ramos pidió al Presidente de la República le enviara la copia del decreto de incorporación al Régimen de Pensiones. El consejero formuló dicha petición ya que la anunciada decisión no había aparecido en ninguna publicación oficial.

28 de noviembre de 1951. La Presidencia de la República anuncia cómo va la incorporación. Luis García Larrañaga, Oficial Mayor de la Presidencia de la República, instruyó a la Secretaría de Educación Pública para que a Roberto Ramos “en su oportunidad se le comunique directamente el resultado de sus gestiones” (Archivo Pulido A., de Sindicalismo Universitario).

20 de febrero de 1952. Se acredita a Roberto Ramos como consejero universitario. Con el fin de que Roberto Ramos pudiera realizar gestiones ante la Dirección General de Pensiones, por medio de un oficio dirigido a Esteban García de Alba, Director de Pensiones Civiles, el Secretario General de la UNAM extendió por escrito una acreditación “como representante de los empleados de esta Casa de Estudios” (Oficio que Raúl Carrancá y Trujillo dirige a Esteban García de Alba. Archivo Pulido A., de Sindicalismo Universitario).

25 de febrero de 1952. Ramos envía requerimiento al Director de Pensiones. Ramos pidió al Director de Pensiones “se sirva darme a conocer el estado en que se encuentran sus disposiciones sobre el ingreso del personal universitario, a fin de hacerlas del conocimiento…” de estos. Asimismo, le recordaba que “las hojas de servicios de los empleados… han sido entregadas en forma total por la Jefe de la Oficina de Pensiones de la Universidad señorita María Luisa Sánchez” (Archivo Pulido A. de Sindicalismo Universitario).

27 de febrero de 1952. Le piden al rector cumpla con su parte. Con el fin de que se concretara la incorporación a Pensiones, Roberto Ramos pidió al rector “le comunique a la Dirección de Pensiones que será la Universidad la que pague de acuerdo con el artículo 25 de la Ley de Pensiones el 5.12% y otra cantidad igual, todos y cada de los trabajadores, quedará finiquitado este asunto” (Archivo Pulido A. de Sindicalismo Universitario).

28 de marzo de 1952. Piden realizar el descuento para formar el fondo de pensión. El 1 de febrero de 1952, a propuesta del rector, el Consejo Universitario aprobó asignar un 10% de incremento salarial a los trabajadores administrativos y académicos de la UNAM. Al respecto, Roberto Ramos solicitó que del incremento obtenido “se forme una nómina especial de dicho aumento por los meses de febrero, marzo y 1ª. Quincena de abril, para que de estos se nos hagan los descuentos que debemos cubrir a la Dirección de Pensiones, por los meses de enero y febrero” (Archivo Pulido A., de Sindicalismo Universitario).

30 de abril de 1952. Se incorpora a los trabajadores de la UNAM al Régimen de Pensiones Civiles. Mediante acuerdo presidencial firmado por Miguel Alemán, los empleados de la UNAM quedaron incorporados al régimen de Pensiones civiles “con todas las obligaciones y derechos que la misma establece, los empleados administrativos y docentes de la Universidad Nacional Autónoma de México” (Diario Oficial, 6 de junio de 1952. Archivo Pulido A. de Sindicalismo Universitario).

6 de junio de 1952. La incorporación se publica en el Diario Oficial de la Federación. El decreto de incorporación apareció rubricado por el Presidente Miguel Alemán y por Mario Beteta, Secretario de Hacienda y Crédito Público.

9 de junio de 1952. El STUNAM se arroga la incorporación e informa de una marcha de agradecimiento al Presidente. Sin dar ningún crédito a las gestiones realizadas por Roberto Ramos, en un comunicado el Comité Ejecutivo del STUNAM, encabezado por Cornelio Rosas Aceves y Manuel Barranco Palacios, informó a los trabajadores de la Universidad del triunfo sindical por la incorporación de los trabajadores al régimen de Pensiones Civiles y anunciaba: que “hemos gestionado que dentro de unos días se suspendan las labores en la Universidad, con el fin de que todo el personal nos traslademos en manifestación a la residencia presidencial Los Pinos con el fin de agradecerle públicamente” la incorporación (Comunicado del STUNAM donde también se reproduce el decreto aparecido en el Diario Oficial. Archivo Pulido A. de Sindicalismo Universitario).

Noviembre de 1952. Pensiones no reconoce antigüedades en la UNAM. El CE del STUNAM denuncia que Pensiones no estaba reconociendo la antigüedad de un buen número de trabajadores de la UNAM, fundamentalmente los que habían laborado “a lista de raya”, o sea sin contrato. En entrevista con el rector Garrido, el STUNAM obtuvo el compromiso del funcionario de interceder con Pensiones para que se reconocieran esas antigüedades; asimismo extenderían comprobantes que avalaran años trabajados “a lista de raya”. Un buen número de trabajadores que quedaban en ese supuesto y que tenían más de 30 años de laborar en la UNAM manifestaron su urgencia para pensionarse con los beneficios que había dado la incorporación al régimen de Pensiones Civiles (Gaceta Universitaria del STUNAM, números 3 y 4, noviembre-diciembre de 1952. Archivo Pulido A., de Sindicalismo Universitario).

Diciembre de 1952. Pensiones ofrece a la UNAM préstamos hipotecarios. La Dirección de Pensiones Civiles por primera vez ofreció prestamos hipotecarios a trabajadores y académicos de la UNAM. Éstos iban desde $4,500 con descuentos quincenales de $27 dentro de un plazo de pago de 10 años, a $20,000 con descuentos quincenales de $121 dentro del mismo plazo de pago de 10 años (Gaceta Universitaria del STUNAM, números 3 y 4, noviembre-diciembre de 1952. Archivo Pulido A., de Sindicalismo Universitario).

9 de octubre de 1953. Reingresa Ramos al STUNAM. Por estar de acuerdo con el proceso de elección del nuevo Comité Ejecutivo del STUNAM, encabezado por Pedro Armas Rojas, Roberto Ramos solicitó su reingreso al STUNAM.

1 de enero de 1960. Se funda el ISSSTE. Por decreto del Presidente Adolfo López Mateos, el régimen de Pensiones Civiles desapareció y en su lugar fue creado el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado (ISSSTE), institución que otorgaría varias prestaciones sociales a los trabajadores del Estado, incluyendo servicios médicos.

29 de febrero de 1960. El STUNAM pide que los beneficios del ISSSTE se extiendan a la UNAM. Mediante un escrito dirigido a Nicolás Pizarro Suárez, Director del ISSSTE, el Comité Ejecutivo del STUNAM solicitó que los beneficios y servicios que prestara el ISSSTE se hicieran extensivos a los trabajadores de la UNAM.

Abril de 1960. Los beneficios del ISSSTE si se extenderán a la UNAM. Pizarro Suárez por escrito respondió al STUNAM lo siguiente: “Con su escrito de 29 de febrero último consultan ustedes cuál va ser la condición de los empleados universitarios en relación con la aplicación del acuerdo de 30 de abril de 1952 expedido por el entonces Presidente de la República, Lic. Miguel Alemán. Al respecto manifiesto a ustedes que dicho acuerdo continúa en vigor” (Boletín Informativo del STUNAM, número 1 de abril de 1960. Archivo Pulido A. de Sindicalismo Universitario).

30 de abril de 1960. Los beneficios que otorgará el ISSSTE. Martín Hernández Granados, Secretario General del STUNAM, informó que el Instituto otorgaría a los trabajadores universitarios prestaciones como las siguientes: jubilaciones, préstamos a corto plazo, préstamos hipotecarios, seguro de enfermedades no profesionales, seguros por accidentes de trabajo y por vejez, gastos de defunción, servicio de maternidad y hospitalización, entre otras.